martes, 27 de agosto de 2013

5 años

5 años desde aquella despedida en París.
5 años desde el último abrazo en la facultad.
5 años desde la recogida del título.
5 años desde que mi amiga P se marchó a otra ciudad.
5 años desde que conocí a algunas personas con las que perdí el contacto al poco tiempo.
5 años desde que comenzó la quimera.
5 años desde aquella dolorosa ruptura.
5 años desde el Annus Horribilis.

Pero también, 5 años de aprendizajes varios, de curación, de cambios, de nuevos amigos, de nueva orientación profesional, de nuevas experiencias, y de nuevas oportunidades. Pequeñas, muchas de ellas, pero no menos interesantes.
5 años de puesta a punto.

5 años después, vuelvo a encontrarme con estas personas que se fueron quedando por el camino, con esas situaciones que permanecieron congeladas en el tiempo, con esas ciudades que tanto he echado de menos.

Como si de una máquina a la que se hubiera mantenido en stand by se tratara, oigo el "click" de los botones, el zumbido de las turbinas, y una voz en off que dice: -"Calentando motores".
Siento el flujo de los inyectores mucho más allá de mi piel, mucho más dentro.
Preparada para salir de boxes.

4 comentarios: