sábado, 17 de agosto de 2013

Con el Favicon a cuestas

Resulta que hoy pensaba escribir una entradita sobre series que me parecen apetecibles para el verano, pero, como tengo tendencia a estar trasteando varias cosas a la vez, me ha dado por toquetear las etiquetas; y cuando he terminado de etiquetar mis entradas, me he dado cuenta de que aparecían bajo la cabecera, y no me gusta, y lo he querido cambiar, y me he metido en el diseño de la página, y me he tropezado con el "Favicon", y se me ha ido el santo al cielo.

He comenzado a trastear, he elegido la imagen, la he transformado, he entrado en el HTML -que me da más miedo que un nublado- y no he conseguido nada más que echar un par de horas tras la pantalla sin resultados satisfactorios.

Que digo yo que para qué me habré molestado en etiquetar nada, si a mi las etiquetas no me van.

Si alguien conoce el sistema para colocar un Facivon en versión para supermegatorpes con el HTML y vagos vocacionales con temas informáticos (vamos, dificultad máxima equivalente al mecanismo de un botijo), por favor, que me lo comente, que yo se lo agradeceré mucho.

Os dejo, que voy a echar otro rato quitando etiquetas.

UNAS CUANTAS HORAS MÁS TARDE...
Resulta que veo mi blog enlazado en el de una amiga con el Favicon puesto, me vengo aquí, ¡y aparece!
Juro que no he tocado nada desde esta mañana.
Misterios de la informática.
Cruzaremos los dedos para que se quede quietecito.

2 comentarios:

  1. NPI, niña... y no me voy a poner a investigar porque seguro que pierdo 3 semanas en el intento... que yo también soy mucho de perderme con estas cositas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ni yo. De momento, solucionado está, así que, si funciona, no hay que tocarlo.
      Besos!

      Eliminar