lunes, 2 de septiembre de 2013

Patio de luces

Me fascinan los patios de luces, patios internos, patios de vecinos, ...llámalos X.
Me fascinan los patios.

Son el perfecto testigo mudo, el cómplice silencioso de múltiples vidas, de sus costumbres, sus sonidos, sus olores, incluso de sus estados de ánimo.

Sólo con permanecer callados, podemos captar mucha información gracias a ellos: si hay gente en casa, si la gente es de una edad u otra, si sólo están de paso, si acaban de mudarse con intención de quedarse, ... incluso podemos observar la evolución de una vida: una pareja que llega, el perro que adoptan al poco tiempo, las vacaciones, el perro que no vuelve, la vecina de arriba que les pregunta, "el perro se ha quedado en el campo con mis padres", las obras en casa, el cambio de trabajo -nos lo delata la ropa tendida, pero eso entra ya en experiencias visuales-, etc.

También nos informa de los sonidos de la calle, porque, curiosamente, muchos patios que deberían ser internos, dan justo a la fachada del portal, por tanto, a la calle principal; o incluso se crea un pasillo entre patios internos de diferentes bloques que no son adyacentes, como si de una calle se tratara. Entonces podemos escuchar el ritmo del día: el tráfico más o menos intenso, las conversaciones de trabajadores y paseantes, movimiento en las casas, los timbres, personas hablando por el móvil, los motores de refrigeradores y maquinaria de los comercios adyacentes,...el olor del aire, el calor o el frío del mismo, el tipo de luz,...

Y si ya te asomas, o simplemente observas desde un punto en el que puedas tener una imagen de conjunto de los patios de una comunidad, toda esta información se incrementa de forma exponencial.

Hay quien se pone la tele para distraerse. Yo creo que es mucho más entretenido prestar una atención pasiva a lo que te llega a través de la ventana que da al patio de luces. Puedes imaginar vidas, crear historias,...

Me fascinan los patios de luces.
Y las terrazas.
Pero de las terrazas hablamos otro día.

6 comentarios:

  1. Es ver pasar la vida desde una perspectiva interesante: a mi me encantan los parques y, como apuntas, las terrazas. Puedo estar sola, y no me aburro ni un rato.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que se aburre es porque no sabe estar a solas consigo mismo ;)

      Eliminar
  2. Creo que voy a quedarme por aquí, escuchando "radio patio", pues hace días que te visito y está entretenido.
    A mí me encantan las piernas de mi vecina de enfrente, la del primer piso. No la conozco, solo conozco sus piernas, pues es lo único que se ve desde mi ventana. Tampoco tengo el más mínimo interés en conocerla, me conformo con mirar como guarda la compra cuando viene del super. Me tiene entretenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo llamaría radio patio, pero bienvenido igualmente.
      Eso sí, dudo que por aquí veas las piernas de tu vecina pasar.

      Eliminar
    2. Perdón por lo de "radio patio", es que al leer esta entrada me vino a la mente aquellas historias que se montaban en el patio de luces las señoras de "aquí no hay quién viva".

      Eliminar