miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Profesional o Titulado?

Hay confusiones que me hacen gracia y me parecen preocupantes a un mismo tiempo; una de ellas es la de utilizar el término "profesional" cuando lo que queremos decir es "titulado".

Seguramente, más de uno tenéis algún título, o varios, que os acreditan como aptos para realizar tal o cual profesión, pero, que por el motivo que sea, jamás habéis ejercido; por tanto, ¿se os puede considerar profesionales cuando no desarrolláis una profesión? No. Se os puede considerar titulados, personas preparadas, en teoría, para ejercerla.

Para mi, profesional es el que ejerce una profesión de forma continuada, con cierta habilidad, y un conocimiento técnico amplio en su materia, ya sea o no titulado. 

También sería interesante debatir sobre qué parámetros determinan que un título se considere más válido que otro para ejercer una u otra profesión, porque, por lo general, se peca de borreguismo: todos tienen que saber lo mismo, beber de las mismas fuentes, y trabajar igual; por eso se llaman títulos homologados. Todos han pasado el rasero de lo que se considera más oportuno según nuestros estamentos educativos que, cada 2 años, más o menos, le pegan un leñazo a los planes de estudios, haciéndoles perder calidad en la mayoría de los casos.
Luego aparece un señor -o señora- que se lee un librito que no entraba en los planes de estudios, o experimenta determinada vivencia, desarrolla una forma nueva de trabajar, y se convierte en el nuevo Premio LaLecheEnBote del año. Ahí lo dejo.

Pero reconocer esto en voz alta en un país afectado de titulitis, a veces hace que el tertuliano entre a rebatir dicha idea con demagogia. Ya os aviso de que no voy a entrar en ese juego, así que ni os molestéis en intentarlo.

Hay profesiones, de hecho, que aún no han caído en manos de los gobiernos y que, aunque parezca mentira, avanzan incluso más rápidamente en conocimientos y desarrollo que las homologadas. Y no hablo de profesiones extrañas. No haca falta recordar que, hasta hace relativamente pocos años, enfermería, sin ir más lejos, no se consideraba estudio superior; pero como el Estado vio filón económico, y las personas, o tenemos un título, o parece que somos menos, se creó la Diplomatura (ahora ya no sé cómo va eso, me perdí con Bolonia)

También hay profesiones con las que aún se está lidiando en este sentido, porque las escuelas privadas han desarrollado un conocimiento técnico bastante amplio y una forma de trabajar muy diferente y práctica y, cuando quieren meterle mano y "homologarlas" -ponerle el sello de aprobado por el Estado, sin más-, hacen unas chapuzas memorables que aún están intentando arreglar. Todo por no preguntar a las personas profesionales que llevan años ejerciendo en ese área porque no son titulados...
Vamos a ver, si no existe esa titulación oficial, ¿cómo narices van a estar titulados? Pero la profesión existe, déjate de títulos y deja al profesional que te muestre el camino para llegar a un punto de encuentro común, que es lo ideal.

También se puede ser profesional titulado, que una cosa no está reñida con la otra, ojo;  pero seamos conscientes de que un título no nos otorga profesionalidad, en todo caso, nos reconoce unos conocimientos y nos permite ejercer esa profesión en determinados lugares; y que ese título tiene unos parámetros que son, normalmente, un convenio; pero los convenios no tienen la verdad absoluta, hay vida más allá, así que no os limitéis a un título.

Si lo tenéis, seguid creciendo por vuestra cuenta y salíos un poco de lo de siempre, experimentad. Y, si no lo tenéis, pero os gusta vuestra profesión, si lo necesitáis para ejercer, pasad por el aro, pero, si no, sed felices y profesionales.

O sed felices profesionales, que es lo más.

13 comentarios:

  1. Qué reflexión más estupenda y acertada.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy un profesional, 18 años ejerciendo mi profesión, y titulado, una mierda de titulación pero titulación al fin y al cabo, pero lo que más me gusta de mi trabajo es cuando me llaman "artista". Siempre quise ser eso, artista, pero no sonó la flauta... y había que comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué mejor que seas no sólo un profesional en lo tuyo, sino que lo que haces lo lleves a categoría de arte, ¿no crees?

      Eliminar
    2. Hoy le dicen arte a cualquier cosa.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo. Conozco a muchos "abogados" que en realidad lo que son es "titulados en derecho" y así con todas las profesiones.

    ResponderEliminar
  4. El título es aquel papelito que acredita que el profesional sabe hacer lo que sabe hacer... por desgracia si no tienes un título el mérito desaparece... y no me quiero calentar que estamos a casi viernes
    Bsks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te calientes, reina, que sé por dónde vas ;)

      Eliminar
  5. No puedo estar más de acuerdo contigo. Increible el daño que hace a nuestro mercado laboral la "titulitis" que existe en nuestro país. Yo soy una de esas personas que se tituló y terminó siendo profesional de algo completamente diferente. Y que venga quien quiera a cuestionarme tras años de adquirir conocimientos y experiencia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo títulos muriendo de risa de profesiones que jamás ejercí, y profesionalidad en otras áreas de las que nunca me saqué un título.
      De ahí que no me cuadre el tema de la titulitis. El movimiento se demuestra andando; en este caso, ejerciendo ;)

      Eliminar
  6. Cuánta razón llevas, por todos los dioses!! Estoy de acuerdo en todas y cada una de tus palabras.

    Fdo. una profesional no titulada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Yo creo que más de una persona piensa así, el problema es que se sigue comulgando con lo que nos imponen desde fuera, y a veces nos creemos que valemos menos de lo que realmente es, pero no hay que dejar que nos engañen ;)

      Eliminar