martes, 24 de septiembre de 2013

Sueño y pasión

Anoche estuve viendo La Voz, y me dio por pensar.
Pensé en todas esas personas que tienen un sueño, que lo siguen, perseveran, viven en torno a él, e incluso algunos lo consiguen.

Y también pensé en las personas que tienen un sueño pero se asustan de poder creer en él y se alejan, buscando una vida más pragmática, con el "¿y si lo hubiera intentado?" revoloteando siempre en su cabeza, y en los que un día, hartos de ese "¿y si...?" se arriesgan.

Y recordé que yo una vez también tuve un sueño. Y lo seguí, pese a todas las voces opuestas, y peleé por él, fui en contra de la lógica y de una dinámica establecida, y lo conseguí. Lo tuve, lo viví, y un día nos despedimos. Porque los sueños, como todo, no permanecen; son momentos, y los momentos se viven, no se guardan en cajitas, ni se conservan en formol. Y, como ellos, nosotros cambiamos, y lo que un día es un sueño, otro ya no lo es. ¿Se convierte en pesadilla? No tiene por qué, eso depende de ti.

Y entonces me di cuenta de que lo que diferencia a un sueño - o lo que entendemos por "un sueño"- de una simple idea o proyecto que no entra en esa categoría es la pasión que nos infunde y la que le devolvemos. Es un amor irracional, loco, efusivo, errático y tenaz, a veces incluso destructivo en cierto modo.

Es bonito sentir pasión, vivirla, arriesgarse por ella. Aunque sólo sea una vez en la vida.

Pero la pasión hay que entenderla  y ser consciente de que un día se apagará. Puede que tengas suerte y acabe cuando acabe tu vida; o puede que tengas otro tipo de suerte y sobrevivirla; aunque, en ese caso, tendrás que aprender a vivir sin ella, sin aferrarte al recuerdo, pero disfrutando de él cuando lo necesites.
Incluso puede que hasta encuentres otra pasión. Porque la pasión no se busca, se encuentra.
O, mejor dicho, ella te encuentra.

6 comentarios:

  1. Pues sí, vivir una vida sin momentos de pasión, sin abandonarse, es como vivir a medias. Pero como dices, para evitar la "estrepitosa caída", vivir esos momentos sabiendo que no siempre se puede estar así es una forma muy madura de afrontarlos, disfrutarlos y prepararse para seguir adelante cuando terminen. BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Ai... que complicados somos... Pero que aburrido sería todo si no fuésemos así.

    ResponderEliminar
  3. Los sueños, sueños son, y a veces, es bonito tener algún sueño sin cumplir para seguir soñando. La mayoría de las veces, cuando se cumple un sueño, pierde toda su magia. La clave está en saber si queremos perder esa magia, o si por el contrario, queremos seguir manteniéndola.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si se cumple un sueño, no pierde su magia, ha sido un sueño cumplido y a por otro!! Nunca hay que dejar de soñar, siempre hay algo que nos motiva e ilusiona :)

      Eliminar
  4. He cumplido sueños, se me han roto otros. He tenido pasiones que se me han apagado. Pero eso no me retiene en absoluto. A seguir soñando y encontrando otras pasiones! Y tan feliz :)

    ResponderEliminar