domingo, 13 de octubre de 2013

Postear, o no postear, esa es la cuestión.

Cuando una decide abrirse un blog para el que como única norma se ha impuesto la ausencia de obligaciones en cuanto a frecuencia, temas, respuestas, etc, hay veces en que la cosa se vuelve caótica.

Hay momentos en los que se me ocurren hasta 3 o 4 temas diferentes de los que hablaros, pero, o no es el momento, o no tengo cómo redactarlos, o como son más de uno tendría que programar, y me estaría saltando mi norma, así que no lo hago, y luego la idea se enfría, deja de parecerme buena, o simplemente no me motiva tanto, y pasa al cajón de los descartes. Y pasan los días, y no posteo, y cuanto menos posteas, más vaga te vuelves, y es el pez que se muerde la cola.

¿Me estoy justificando? NO!! Ni de broma. Me aburre soberanamente el soniquete de "perdonadme por no postearos en estos días pero es que me estaba lavando la melena ...pelo a pelo"
¡Como si esto fuera una obligación!
Ojo, que habrá para quien sí lo sea y es muy respetable, pero no es mi caso. No en este caso.

¿Y qué quiero deciros con esto? En realidad, nada. Simplemente, me apetecía charlar, aunque sea virtualmente, con vosotros, que dicen que el diálogo se está perdiendo.

8 comentarios:

  1. Qué te voy a contar que tu no sepas!
    Al fin y al cabo un blog es para compartir, y no todos los estados se comparten por FB ;)

    ResponderEliminar
  2. Zagala, el blog es tuyo y posteas cuando quieres... como si quieres 3 veces al día :)

    ResponderEliminar
  3. Personalmente estuve un año callado precisamente porque lo que tenía que contar no tenía cabida en el blog. Demasiadas personas conocidas a las que no podía contar lo que me pasaba en aquel momento. Después vino la falta de tiempo, y el facebook, que se comía el poco tiempo libre que me quedaba... Y cuando volví, me encontré con que ya casi no quedaba nadie. Supongo que cada uno tendrá su historia. Como dice Dina, puedes postear o no postear cuando te salga del nabo, cuando un hobby se convierte en una obligación deja de ser divertido, y se convierte en una mierda de hobby, y las mierdas de hobbys no molan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la última frase, "las mierdas de hobby no molan", jajajajaja!

      Eliminar
  4. Creo que eso nos pasa a todos de cuando en cuando. Yo, aunque sea un hobby, cuando me pasa eso (falta de ideas, tiempo o lo que sea que te dificulta escribir), intento obligarme un poco a hacerlo, más que nada, para no perder la costumbre de escribir, porque cuanto más largo es el paréntesis sin hacerlo, más cuesta volver a ello. Claro que corres el riesgo de que por obligarte a hacerlo, te salga una porquería de post, como me suele pasar a mi jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si falta de costumbre no tengo, créeme, lo que pasa que si me pilla caminando por la calle es más complicado escribir ;)

      Eliminar