viernes, 4 de octubre de 2013

¿Quién fuera bebé? (Rescate Fotolog)

Hace unos días, hablando con una amiga y madre primeriza, salió a colación una anécdota en la que una señora se acercaba al carricoche y decía con nostalgia: -" ¡Quién fuera bebé!."

Yo creo que esta señora no se ha parado a pensar realmente en la dimensión de lo que implica ser un bebé. Al menos, no desde la perspectiva propia de un bebé.

Para empezar, estás sometido a un bombardeo constante de estímulos audio-táctiles-olfativo-gustativo-visuales que te generan un estrés tal que es normal que en algún momento te venza el sueño y te quedes dormido por los rincones (y cuidado, hermano, con quedarte en alguna postura rara, que te fotean)

Para seguir, ese estrés se incrementa cuando un montón de jetos desconocidos (y la mayoría lo son, porque tú acabas de llegar a la fiesta y no conoces ni a la madre que te parió, literalmente) se asoma a tu cuna, cesta, carro o lo que sea y emiten sonidos (y gestos) absurdos hasta para ellos.
En este momento descubrimos el "Gen Pantoja": sonreímos y no sabemos por qué (dientes, dientes, aunque no tengamos aún, pero dientes); ahora, interpretamos que esto relaja a esos extraños seres y no atacarán (o sí. Amén de las tías-abuelas-señoras de cierta edad con perfumes densos y maquillajes más espesos que el cemento armado, que se sienten invitadas a pegarnos achuchones o incluso tienen la osadía de arrancarnos de nuestro protegido entorno -el cuco es mío y tengo que defenderlo-)

La falta de autonomía es total. No sólo no controlas cómo te visten, cuando dormir, cuando comer, qué vestir, qué comer, qué ver, con qué jugar, a qué jugar, etc; sino que tampoco controlas tus propios esfínteres, con lo que llega la bochornosa situación en la que empiezas a oler mal y encima te lo echan en cara a lo graciosete (maldita la gracia) y te tienen que limpiar y cambiar.
Lo más absurdo del tema es que a veces hay hasta discusión previa por ver quién es el adulto encargado; unas veces porque nadie quiere (normal), otras porque quiere hacerlo más de uno (anormal)

Y no hablemos ya de cuando llegan determinadas fechas como navidades o carnaval en las que te visten de auténtico gilipollas, te hacen fotos y se las enseñan a todos los amigos.
Lo peor de todo es que también las cuelgan en internet, e incluso hay quien las presenta a concurso.
Por favor, ¿un abogado que defienda este atentado contra el honor, la dignidad y la imagen pública de la persona?

Y todo esto porque están orgullosísimos de ti, claro. Pero cuando eres un poquito más mayor y ves las fotos te preguntas cómo reprimiste tu instinto asesino y tus padres y familiares siguen vivos después de hacerte y documentar ampliamente algo que no le harían ni a su peor enemigo.

Así que, eso de ser bebé, no es tan fácil ni tan bonito como os lo venden. Pero cada etapa tiene su encanto, así que disfrutemos de cada una de ellas mientras dure, y a reírse, que son dos días.

(Añadan sonidos guturales al gusto)


..........

No, ni estoy embarazada, ni hay ideas de ello in this moment right now. Simplemente, me hace gracia la poca capacidad que tiene, por lo general el personal, para ponerse en la piel -o en los pañales, en este caso- del otro antes de emitir un juicio sobre lo idílica que es su vida.

Que ustedes lo gateen bien.


P.D.- Os recuerdo que lo lila es el texto rescatado, y lo que está en negro, lo que escribo a día de hoy.

9 comentarios:

  1. Pues mira, no me lo había planteado nunca, pero tienes toda la razón. Yo suelo decir eso de... quién volviera a los 4 o 5 años, con la alegría de vivir, la despreocupación!! Pero creo que definitivamente a lo de ser bebé no me vuelvo a apuntar! jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Imagino que la señora echa de menos tener quien le haga la comida, le recoja la ropa, le achuche para dormir y todas esas cosas jajaja
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo, pero habría sido genial que el bebé le contestara a la mujer, jajaja!

      Eliminar
  3. Es algo muy habitual. "Tu trabajo sí que mola", "Que bien vives", ... "Que simpática tu esposa", sí... ya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, si tan poco te gusta tu vida, haz algo para cambiarla...

      Eliminar
    2. Lo que yo decía, muy habitual.

      Eliminar
  4. Siempre se quiere lo que no se tiene... Me ha encantado y me he descojonado, tía jajajaja

    Besotes!!

    ResponderEliminar