miércoles, 27 de noviembre de 2013

Series recomendables: Brigada Antivicio, Bates, y Rehenes

Os tengo abandonados, lo sé.
No voy a excusarme en falta de tiempo, de ganas, o de lo que sea. Simplemente he estado en otras cosas.

Hoy, con eso de que va haciendo frío y apetece menos salir, se me ha ocurrido hablaros un poquito sobre algunas series que estoy viendo hace poco y que creo que son dignas de vuestra atención.

Brigada Antivicio (Code 37):
Esta serie lleva poco tiempo emitiéndose en España por el canal AXN.

Es una serie policíaca centrada en la brigada de delitos sexuales, dirigida por Hannah Maes, un personaje a conocer. Es una mujer joven fuerte, terca como una mula, y a veces algo -o bastante - imprudente, pero con buen fondo y un asunto irresoluto de su pasado familiar que le obsesiona.
Tiene un aspecto que anda entre el neopunk y el descuidado (las uñas las lleva siempre raídas y se las muerde, cosa que me pone de los nervios)

A mi lo que realmente me interesa de esta serie no es Hannah, sino que es una serie europea, situada en Gante (Bélgica), con escenarios y personajes más cercanos a nosotros que muchos de los americanos, con bromas propias de la zona, con personajes que, si bien están definidos, no resultan planos, con virtudes y miserias, imperfectos, y humanos.

Ya veremos cuánto tardan los EEUU en comprar los derechos y reversionarla, como ya hicieron con la danesa The Killing; aunque a mi me gustó la original y la americana no la he visto, pero me imagino que el tipo de narrativa es al que nos tienen acostumbrados.

Bates Motel:
Serie inspirada por los personajes y la trama de Psicosis, película de referencia en la obra cinematográfica del gran Alfred Hitcock.No esperéis ver una versión de la película, no tiene nada que ver.

Aquí descubrimos a una intrigante y manipuladora Norma Bates de mediana edad y buen ver que intenta rehacer su vida con su hijo Norman, dócil e inocentón chaval de 17 años, quien tiene un vínculo muy especial con ella. Es un personaje tan entrañable como siniestro (todo depende del momento)

Para crear el desequilibrio y reequilibrio necesario, aparece Dylan, el hermano mayor de Norman, un delincuente juvenil cuyo principal objetivo es separar a Norman de su madre, a quien culpa de todos sus males. Poco después se dará cuenta de que hay mucho más tras Norma y tras Norman de lo que él creía, tanto bueno como malo.

La historia comienza cuando, tras la violenta y "accidental" muerte del padre de Norman, esta pareja de madre e hijo llegan a lo que será su nuevo hogar y negocio, el futuro Motel Bates que Norma acaba de comprar y que desde el primer momento será el foco de varios asuntos bastante turbios y delicados para esta familia.

En poco tiempo se irán dando cuenta de que ese pueblo no es tan idílico como parecía y que, como decían en Mujeres Desesperadas, nada esconde tanto como la sonrisa de un vecino en un barrio residencial (en este caso, un pequeño pueblo)
Recomendadísima.

Rehenes (Hostages):
¿Qué pasaría si fueras la mejor cirujana del país y te propusieran operar al presidente de los EEUU?¿ Y si se te cuela un comando paramilitar de alto nivel en casa que secuestra a tu familia y te controla, intentando obligarte a que lo mates durante la operación?¿Y si te rebelas?

Así comienza esta serie en la que tampoco nada es lo que parece, las alianzas y enemistades se entremezclan creando extraños compañeros de cruzada y nuevas asociaciones que surgen para que los implicados salgan lo menos perjudicados posible.

Está muy bien enlazada y, cada vez que parece que un nudo de va a deshacer, no hace más que apretarse más. Tenéis que verla.

Tanto Bates como Rehenes las están emitiendo en TNT.

Ya me contaréis si las habéis visto o si os animaréis con ellas. Luego no digáis que no os avisé.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Dama Tristeza (Rescate Fotolog)

Un día, sin avisar, suena el timbre de la puerta y, al abrir, encuentras a una elegante dama vestida de gris.
Sonríe levemente mientras te mira con unos ojos extrañamente cálidos.
-"¿Puedo pasar?"- Pregunta.

Te haces a un lado y dejas espacio para que entre.
Coges su abrigo y su sombrero, y los colocas con cuidado sobre el respaldo de una silla. En ese momento recuerdas que siempre has querido tener un perchero.

-"¿Qué tal?"- Le preguntas.
-"Bien, gracias"- Responde sin dejar de sonreir.

Te diriges a la cocina y preparas té.
Os espera una larga tarde de compañía mutua, poca actividad y mucho silencio.

Mientras el agua rompe a hervir, te preguntas por qué ha venido. No existe un motivo especial para su visita.

Quizá es que ella te echaba de menos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Miénteme (Rescate Fotolog)

"He conocido tantas versiones de la verdad que ya no sé qué mentira creerme".
O, como diría el doctor House, "everybody lies".

Y es que todos, absolutamente todos, mentimos en alguna ocasión. En mayor o menor medida. Por un motivo más o menos ético (¿una mentira puede ser ética? bueno, hay venenos que en determinadas dosis son el mejor medicamento) Pero todos mentimos. To-dos.

No voy a defender la mentira, puesto que normalmente trae más daño que beneficio, pero hay que ser realistas y admitir que la utilizamos y mucho.
Además de por placer, que hay muchos que lo hacen por este motivo, por una extraña patología, por sacar información a otra persona de forma ilícita, por salvaguardar nuestro espacio ante un extraño, por ser cortés; pero, sobre todo, mentimos por miedo.

Todos vamos con una máscara puesta. Es muy cómoda, porque permite dar la imagen que quieres proyectar al otro para así ver su reacción sin descubrir tus cartas y poder actuar en consecuencia. Pero el problema es que el otro también lleva una máscara. Y entonces, ¿cuándo sabemos que la interacción es entre las máscaras?¿cuándo entre las personas que están tras las máscaras?¿cuándo entre una máscara y una de las personas?¿Cuándo es un todos contra todos?Porque, queridos míos, la máscara llega un momento en que toma vida propia y se te puede volver en contra.

El caso es que a veces llega un punto tal de paranoia de no saber a qué información atenerse que no sabemos cómo responder, cómo reaccionar, sobre todo si algo que consideramos importante depende de la decisión que tomemos. El miedo te paraliza y hasta que algo o alguien te da un empujón con una pista, ahí te quedas dándole vueltas a lo mismo.
Y el empujón no da la respuesta correcta a tu duda, sino que simplemente te pone en movimiento porque no puedes estancarte en ese punto. El tiempo no se para por nadie. Pasa y punto.

Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella. Esto lo dijo Aristóteles, y qué razón tenía.
...


viernes, 15 de noviembre de 2013

Mi querido amigo...(Rescate Fotolog)

...hoy voy a decirte todo aquello que me callé.

Voy a decirte que lo has hecho fatal conmigo, que si hay posibilidad de hacer las cosas bien o mal, tú elegiste la peor; y que, no sólo estoy convencida de que no fue por ignorancia que escogieras esta opción, sino por tu tendencia natural al drama. El papel de dama rota es tu favorito.

Voy a decirte que me dolió la mentira y el engaño, la falta de confianza y, sobre todo, el juego psicoemocional que has mantenido conmigo. Creaste y alimentaste la historia y después me la hiciste estallar en la cara excusándote en sentirte confuso contigo y temeroso respecto a mí.

Voy a decirte que me alegro de que las cosas hayan sucedido de la forma en que lo han hecho, porque he aprendido mucho sobre mí y sobre ti.

Sobre mí, que soy más fuerte y más ligera, más evolucionada que tú, más coherente y más honesta; aunque para esto último, no hace falta serlo mucho en comparación con según quién, ya que es una virtud que temo desconoces.

Sobre tí, que eres un pobre diablo estancado en el tiempo y en las circunstancias; que no es que no sepas cómo salir de ellas, sino que no lo buscas porque te regodeas en la situación para poder seguir ejerciendo el papel de víctima del mundo. La madurez comienza por asumir las consecuencias de nuestros actos. Piensa en ello.

En realidad, debo decirte que me das mucha lástima y que me provocas un gran enfado a un mismo tiempo porque estás matando esa persona que podrías ser si reconocieras lo que los dos sabemos: que sólo ejerces el papel que crees que los demás quieren que interpretes, apartando a un lado a ese amigo que un día descubrí.

También te diré que no me arrepiento de nada, porque fui de ley (y aún lo soy) contigo; que, racionalmente, te entiendo y te apoyo; pero hoy habla el sentimiento herido, ese que hice callar en el preciso instante en el que debería haber salido a la luz, y que escondí para amparar a un ser débil en un momento de desamparo: tú.

Y todo esto lo hice porque la amistad es así; y, aunque a veces salgas dañado, el amor sigue. Porque una amistad no es más que una historia de amor.

Hoy necesito mi espacio.
Hoy te conozco mejor.
Hoy te digo que aún puedes contar conmigo, porque queda algo de aquella idiota que te quería.

To "idiota".


............

Cuando guardé este texto no entendí el motivo. Algo tan lleno de ira y de frustración,.¿para qué salvarlo?
Quizá porque a veces atravesamos más de una vez el mismo camino, o uno muy similar; aunque ni con las mismas personas, ni en la misma situación, ni con los mismos sentimientos, ni con las mismas consecuencias. Pero no podemos evitar recordar ese primer golpe que hizo callo. Y gracias a eso, duele menos, y comprendemos más.

Sin rencor.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Desapego y eternidad (Rescate Fotolog)

Hoy hemos hablado de muchas cosas. Hemos desplegado velas, hablado claro, y levado el ancla. Hoy tenemos un nuevo mapa mundi frente a nosotros. Completo al fin. Libre al fin.

Lo que hoy es el fin de una cruzada sin sentido, se convierte en el comienzo de aventuras ligeras y más sanas, más transparentes.

- "No sé lo que durará esto"- me dices.
- "Lo que vives a fondo es eterno, no importa lo que dure" - te respondo.

Vívelo, amigo mío, sin importarte el calendario. Disfruta tu momento. Y gracias por tu confianza.
Hoy, el rescate, es para ti.

Desapego, ese es el secreto.
Todo lo que se guarda acaba estropeándose. Acumula algo y lo matarás, acumula y se ranciará.
Todo lo que es importante, vivo y en movimiento, es momentáneo.

Al acumularlo, quieres convertirlo en permanente.

Si vives el momento soltando por completo, es eterno, aunque sea momentáneo.

Un momento vivido por completo es la eternidad.

Vive cada momento.
Ama cada momento.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Dame 5 minutos

5 minutos. Es todo lo que te pido. Es lo que me sueles pedir. Y aún no lo hemos conseguido.

5 minutos, y enseguida comienzan a reclamarnos. A reclamarte a ti, y yo tengo que salir; a reclamarme a mi, y tú no puedes estar; a reclamarnos a los dos, y no hay forma de coincidir.

5 minutos. Y sales a buscarme, me agarras por la muñeca, y me dices sonriendo: "Ven, por nuestros 5 minutos"; y, al llegar a la puerta, nos soltamos porque hay una nueva trampa.
"Salgo en 5 minutos", te disculpas. Y yo espero fuera esos 5 minutos. Y pasan. Y la gente sale. Y te busco, pero no te veo. Te has ido.
Han pasado esos 5 minutos.

Toda una eternidad por 5 minutos que se nos escurren entre los dedos, que juegan con nosotros al gato y al ratón. Pero no desisto; lo conseguiré, lo conseguiremos, los tendremos para nosotros.

Quiero esos 5 minutos. 5 minutos eternos contigo.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Damián

Si tuviera que describir a Damián en una sola frase, diría que era un encantador de serpientes con la catadura moral de un pirata.
Pero no sería justo. Porque era eso, y mucho más.

Físicamente, no era nada del otro jueves, pero conseguía resultar más atractivo de lo que realmente su apariencia representaba.
Quizá por su seguridad, por su labia, por cómo se desenvolvía, qué te decía, cómo te lo decía, cómo te rozaba, ...tenía mucho arte, y eso era algo que me encantaba de él. Era un sinvergüenza de mucho calibre, pero me caía bien.
Igual que las mujeres caían como moscas a sus pies. La erótica del poder, que le llaman.

A mi no me engañaban sus mañas. Le calé desde el minuto uno, y eso me evitó caer en algunas trampas.

Lo conocía hace muchos años, y ya era un personaje relevante, poderoso. Había pasado en relativamente poco tiempo de ser el chico majo que sabe sonreír a las señoras a ser un pájaro de altos vuelos que manipulaba los hilos del juego al estilo "Master del Universo" con un savoir faire que bien le podría valer más de un Oscar. Sin embargo, conmigo siempre mostró una actitud humilde, aunque no lo era en absoluto.Todo estaba calculado.O quizá no, pero controlado, sí.

Digamos que era más conveniente tenerlo como aliado que como enemigo, aunque nunca tenías muy claro si estaba de tu parte o no. El truco, según pude comprobar, consistía en que en ningún momento se sintiera incomodado, que no sólo no consistieras una amenaza para sus planes, la mayoría de ellos secretos hasta el último minuto, sino que, además, pudieras ser una herramienta útil en potencia para la obtención de un beneficioso final para él.

Curiosamente, y pese a esta presentación, conmigo siempre se portó bien. Quizá porque también respeté ese límite tácito que marcaba, y, sutilmente, marcaba el mío sin resultar impertinente y sin decir un arisco "no".

Entre nosotros no había amor, ni enamoramiento, como le dijo a su mujer.
No me enteré por su propia boca de esta escena, por supuesto, pero siempre hay alguien cerca, y ese alguien se lo cuenta a otro alguien, y, al final, te llega la información.

Damián y yo teníamos una extraña relación.
Ambos sentíamos cierta simpatía por el otro, algo de cariño, algunos reparos en cuanto a la forma de hacer las cosas compensado con mucho respeto por el espacio propio y ajeno (ni él se metía en mi territorio, ni yo entraba en el suyo, así como tampoco existían juicios sobre nuestras respectivas conductas por parte del otro), y, por qué no admitirlo, cierta atracción física que nunca llegó a nada carnal. Pese a las malas lenguas y leyendas urbanas que decían lo contrario.

Sí, todo eso era mutuo.
Pero no era amor, ni enamoramiento.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Sorpresa para tres

Fue toda una sorpresa encontrarse allí.
-"¡Cuánto tiempo!¿Qué haces aquí?¿Cómo estás?¡Qué sorpresón! No me esperaba para nada verte aquí!"
-"¡Hola!¿Sí, bueno, la verdad es que yo tampoco me esperaba estar aquí hoy, y mucho menos cruzarme contigo!¿Qué me cuentas?!"

Ambos se sonreían con los ojos, con el rostro, con las manos. La alegría era sincera y sentida por ambas partes.
Hacía mucho tiempo que no se veían, y mucho más que no hablaban.

Mientras estaban en medio de aquél pasillo improvisado del hall, no podían evitar el tocarse al hablar. El pelo, el brazo, las manos, ...Muchas risas y una conversación intrascendente que era observada de cerca por alguien que pronto interrumpiría la escena.

- "Hola"- dijo de forma un tanto seca, aunque cortés la mujer que acababa de unirse a este grupo de dos.
- "Hola!"- Respondió la otra ella.
- "Perdonad, nos están esperando, ¿os queda mucho?"
- "¡No, no!Ya nos vamos"- dijo él, -"¿Vendrás esta noche? Estarán todos, se han traído hasta el atrezzo del local, no te digo más!
- "¿En serio?¡No me lo pierdo!"- Respondió su sonriente amiga.
Las miradas de la tercera no invitada indicaron a Damián que era hora de moverse.
- "Nos vemos luego entonces".

Se despidieron los tres de forma cordial y, una vez se hubieron alejado de miradas curiosas, y sin saber muy bien cómo, la pareja inició una conversación que, poco a poco, se convirtió en una recriminación tras otra en toda regla.
- "¡Tienes que deshacerte de ella!"-
- "Me la he encontrado aquí, no te hagas líos."-
- "¡Me da igual!"-
- "¡¿Qué es lo que quieres?!¡He hecho todo lo que querías, te he dado todo lo que querías!: querías un nivel de vida y lo tienes, querías dos hijos y los tienes, querías la casa grande y la tienes, querías que nos mudáramos de nuevo a tu tierra y nos fuimos, y con todo lo que has querido lo he cumplido¡¿qué es lo que quieres ahora?!"- Dijo él, muy airado y con cierta desesperación.
- "Quiero que desaparezca".- Respondió ella muy tranquila -"¡¿No te das cuenta?!¡Esa chica está enamorada de ti!"
Él se acercó a su enfadadísima esposa, y con voz muy queda, y con su rostro muy cerca del de ella, respondió:
- "Es mutuo".