viernes, 15 de noviembre de 2013

Mi querido amigo...(Rescate Fotolog)

...hoy voy a decirte todo aquello que me callé.

Voy a decirte que lo has hecho fatal conmigo, que si hay posibilidad de hacer las cosas bien o mal, tú elegiste la peor; y que, no sólo estoy convencida de que no fue por ignorancia que escogieras esta opción, sino por tu tendencia natural al drama. El papel de dama rota es tu favorito.

Voy a decirte que me dolió la mentira y el engaño, la falta de confianza y, sobre todo, el juego psicoemocional que has mantenido conmigo. Creaste y alimentaste la historia y después me la hiciste estallar en la cara excusándote en sentirte confuso contigo y temeroso respecto a mí.

Voy a decirte que me alegro de que las cosas hayan sucedido de la forma en que lo han hecho, porque he aprendido mucho sobre mí y sobre ti.

Sobre mí, que soy más fuerte y más ligera, más evolucionada que tú, más coherente y más honesta; aunque para esto último, no hace falta serlo mucho en comparación con según quién, ya que es una virtud que temo desconoces.

Sobre tí, que eres un pobre diablo estancado en el tiempo y en las circunstancias; que no es que no sepas cómo salir de ellas, sino que no lo buscas porque te regodeas en la situación para poder seguir ejerciendo el papel de víctima del mundo. La madurez comienza por asumir las consecuencias de nuestros actos. Piensa en ello.

En realidad, debo decirte que me das mucha lástima y que me provocas un gran enfado a un mismo tiempo porque estás matando esa persona que podrías ser si reconocieras lo que los dos sabemos: que sólo ejerces el papel que crees que los demás quieren que interpretes, apartando a un lado a ese amigo que un día descubrí.

También te diré que no me arrepiento de nada, porque fui de ley (y aún lo soy) contigo; que, racionalmente, te entiendo y te apoyo; pero hoy habla el sentimiento herido, ese que hice callar en el preciso instante en el que debería haber salido a la luz, y que escondí para amparar a un ser débil en un momento de desamparo: tú.

Y todo esto lo hice porque la amistad es así; y, aunque a veces salgas dañado, el amor sigue. Porque una amistad no es más que una historia de amor.

Hoy necesito mi espacio.
Hoy te conozco mejor.
Hoy te digo que aún puedes contar conmigo, porque queda algo de aquella idiota que te quería.

To "idiota".


............

Cuando guardé este texto no entendí el motivo. Algo tan lleno de ira y de frustración,.¿para qué salvarlo?
Quizá porque a veces atravesamos más de una vez el mismo camino, o uno muy similar; aunque ni con las mismas personas, ni en la misma situación, ni con los mismos sentimientos, ni con las mismas consecuencias. Pero no podemos evitar recordar ese primer golpe que hizo callo. Y gracias a eso, duele menos, y comprendemos más.

Sin rencor.

4 comentarios:

  1. Pues a mi me gusta, porque a veces se queda una con ese regusto en el cuerpo de aquello que no dijo en su momento y, si no vuelves a ver a la persona, perdura ese recuerdo y no otros. Es una catarsis.
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero el hecho de guardar esa catársis ya indica que te preparas para otro golpe similar...o no.

      Eliminar
  2. Sí, es un texto que seguro que se puede usar en más de una ocasión, por desgracia... o por suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte si consigues analizar la situación, has avanzado, y te duele menos ;)

      Eliminar