lunes, 23 de diciembre de 2013

La pared de Penélope

Veo que andáis de vacaciones...o que no me habéis echado de menos en absoluto, en base a la avalancha de comentarios en el post de ayer. No os culpo. No hay rencor.

No sé muy bien cómo empezar este post, así que lo haré directamente, sin envolturas ni preámbulos.

Llevo 3 meses aguantando las obras del piso de al lado, que llevaba años vacío -y que de verdad que no nos hubiera importado que siguiera así muchos más-.

Todos sabemos que las obras son muy molestas, sobre todo si la cosa es pared con pared, y en la primera fase: la de destrucción de lo anterior para empezar a poner nuevo material y mobiliario.

El problema de estas obras en concreto es que llevan 3 meses con la misma pared. Sí, sólo con una; y no tiene precisamente ni el grosor ni la longitud de la muralla de Ávila ( menos aún la de la muralla China) Y yo me pregunto qué narices estarán haciendo, porque estas paredes son tan finas que si estornudas el vecino te dice "¡Salud" -o "¡Jesús!", dependiendo de lo religioso-clásico que sea.  Vamos, que está la cosa entre el papel de fumar y el de un ladrillo normal.

Así que he elaborado una teoría: creo que estos obreros, llegado un punto en el que ya no quedaba más ladrillo ni cemento por tirar -aunque yo confío en sus posibilidades y en que cualquier día me encontraré su fea cara por el pasillo porque se les ha ido la maza de más- han decidido prolongar su estancia colocando baldosines por la mañana y destruyéndolos por la tarde, al más puro estilo Penelopiano (de Penélope, la esposa de Ulises,...¿os suena?) Eso, o la dueña no se aclara con lo que quiere y, cada vez que viene de visita -que siempre que aparece el resultado es que los obreros se quedan 1 hora más dando la brasa por sistema-, cambia de idea y les hace tirar lo que ya tienen montado. Le debe sobrar el parné. Pero a mi la paciencia, que mira que la tengo bien criada, se me está volviendo pelín maleducada, y tengo unas ganas de sacarle el dedito grosero a la doña que no lo sabe nadie.
Eso, o me voy a dar una vuelta a la calle hasta que calculo que se han ido. Pero es que a mi también me apetece estar en mi casa de vez en cuando, tranquila, sin gritos, ni golpes provenientes de los pisos colindantes.

Creo que me voy a poner unos inciensitos y tomarme una tisana relajante, que se me quiere escapar el zen por momentos y no lo va a conseguir, ohmmmmmmmmmmmmm!

8 comentarios:

  1. Uff! Que cosa más molesta! Aunque ya te digo que hay vecinos que en su vida diaria molestan tanto o más que una obra, así que espero que una vez la tuya termine con la reforma y se mude, al menos sea silenciosa. Paciencia y ánimos!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tengo vecinos de esos, también... Aunque están más tranquilos de momento. será cosa de equilibrarse.

      Eliminar
  2. Ay, cómo te entiendo. Hemos estado un par de semanas así (solo un par, imagino 3 meses y me sube la bilirrubina jajaja) y era tumbarnos un poco a descansar después del almuerzo...y empezar los martillazos y los "taladrazos", un horror! Afortunamente ahora deben estar pintando y los pintores no son cantarines, así que mucho mejor jajaja
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagina 3 meses a una media de 10-12 horas por día.
      Es que me dan ganas de ir a ver qué pedazo de obra están haciendo...
      Menos mal que estos días no están.

      Eliminar
  3. Cuando yo trabajaba, me encontré una vez una cosa curiosa en una obra. Tuve que contener la risa mientras la señora me contaba como habían descubierto una pared detrás de la pared que les separa del vecino, así que habían quitado por completo la primera pared y el salón ahora era mucho más grande. Fue idea del albañil, dijo.

    ResponderEliminar
  4. Chiqui, que una hubiera jurado que había comentado ya pero... miratupordonde, no, no lo hizo :(
    ¡¡¡Que bonitas las obras!!!! Hace años, cuando nos toco a nosotros hacerlas acabamos invadiendo el salón de lo vecinos... y casi aprovechan para que les alicataramos los baños... ánimo, que ya te quedan 3 meses menos de obras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo preferiría que hubieran terminado ya, pero bueno, al menos estamos teniendo unos días de descanso.
      Besos!

      Eliminar