sábado, 21 de diciembre de 2013

Máquina de tiempo

A las buenas, señores! Que ya tocaba.
No sé si vosotros me habéis echado de menos, pero yo sí. Me he echado de menos, y a vosotros, de paso, también. Aunque la realidad es que a vosotros os he seguido leyendo cuando he podido, pese a que lo de escribir no me ha sido factible.

Y no, no me estoy justificando, estoy en mi tiempo de protesta personal minimalista. No he tenido tiempo ni de rascarme, no ya desde la última actualización, sino desde semanas antes.

¿Y qué has estado haciendo? Puede que se pregunte alguien, y puede que no, pero os voy a responder igualmente: que yo sepa, aparte de lo habitual, poco más.
Vale, sí, un curso que me ocupó un par de fines de semana, lo cual me convirtió las semanas entrante y saliente en una megasemana non-stop de 12 días (porque al fin de semana de la saliente por fin le pude llamar "finde" y descansar)
Y mira que me enrollo.

Que no, que no he hecho nada del otro jueves, pero no me ha cundido, sin más.

Por eso quiero una máquina de tiempo, para hacerme un par de horitas de relax cuando la cosa apriete mucho, y, de paso, regalarle alguna a quien vea necesitado de ese extra (no al que sea un agonías y no respete a su propio cuerpo, no; a quien se vea superado en un momento determinado por la vida misma)

Y también me molaría una máquina del tiempo, que no es lo mismo una máquina de tiempo que una del tiempo; y no es que esté esta última a temperatura ambiente, como el café, es que una es para fabricar más cantidad de producto temporal, y otra es para viajar dentro de él. Que a veces pasan cosas que te llevan a invocar el condicional imposible, ese tiempo verbal que los anglosajones acuñaron, y que se usa en cualquier idioma para teorizar sobre cómo habrían sucedido las cosas de haberlas hecho de otra manera.

Si no hubieras estado debajo del balcón, no te habría caído la maceta encima. O sí. Que balcones hay muchos; y macetas, una menos.

6 comentarios:

  1. Jajaja Me gusta mucho ese final tan contundente. Y por supuesto, me apunto a esas máquinas de y del tiempo.
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es lo que hay. Como te tenga que caer, te cae, te pongas como te pongas...

      Eliminar
  2. Me asalta una duda. Una máquina de tiempo te da tiempo libre dentro del tiempo que ya existe, o crea horas nuevas dentro de un mismo espacio temporal? días de 25 o 26 horas? Es que estaba pensando, si B. se prepara dos horas libres para tomarse un café con un amigo, ese amigo disfrutará de dos horas extra o tendrá que apañarselas con las que le queden libres de las 24 que trae su día de serie? No sé... algo huele mal en las máquinas de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo se fabricaría para quien lo necesitara, es decir, en este caso, sería para mi, pero eso no influye en el espacio temporal del amigo.
      No voy a ponerme a hablar de planos ni de física cuántica porque nos perdemos, pero digamos que el tiempo es un concepto elástico y pueden convivir varias realidades en un mismo espacio sin que eso sea un problema.

      Eliminar
    2. Veo que lo tienes todo bien pensado, avísame cuando la saquen a la venta, me van a hacer falta más horas cuando se me acabe el archivo.

      Eliminar