viernes, 3 de enero de 2014

El día que los números tomaron el Captcha

Buenas tardes y Feliz Año.

Sí, no tengo vergüenza ni quien me la presente. Me he escaqueado todas las fiestas de escribir por aquí. No hay excusa que valga.

No sé si a estas alturas del partido hay quien no sepa qué es el captcha, pero, por si acaso, lo explico brevemente:
El captcha ("te pillé", en castellano) es esa palabra o par de palabras que hay que escribir en un recuadro si quieres que tu comentario o mensaje sea validado por el servidor de la página o blog que lo tenga habilitado con la intención de evitar el Spam.

Yo, sinceramente, no sé hasta qué punto es eficaz contra el Spam, pero contra el ánimo de escribir en según qué lugares, es de lo mejorcito. Se te quitan las ganas, sobre todo si tarda en cargar dicha web  y ese día tiene ganas de juerga blogger y te dice que la conexión ha sido reiniciada, que hay un fallo holooherfkwsbfduweg786 y que te busques la vida, o chascos informáticos que te roban tiempo de la forma más tonta varios.

Lo habéis adivinado: no me gusta el captcha. Nada.

Para más inri, incluso hay lugares en los que te induce a rellenar el cuadro con esas dos palabras cuasi ilegibles diciéndote que demuestres que no eres un robot...

Amigo Captchiano: no es que sea un robot, o que no lo sea, es que para entender las palabrejas que me pones tendría que recurrir a los psicotrópicos y el alcohol -mezclados, a ser posible- para verlas rectas , o, al menos, entendibles en el 90% de los casos.

Pero una luz brilla al final del túnel, y esta vez Caroline puede ir tranquilamente hacia ella, porque un alma caritativa ha decidido que, en vez de letras, prefiere números. ¡Y se leen perfectamente!

¿Por qué? Muy simple.
Cuando hay letras, se vean mejor o peor, intentamos leerlas, y, cuando no entendemos el código -lenguaje. idioma,...-, o al buscarle parecido con algo que conozcamos no lo encontramos, nos dificulta recordar su orden correcto y si eran mayúsculas y minúsculas. Pero esto, con los números no pasa. Todos entendemos los números europeos.
Y los números no me dan pereza.
Y el captcha y yo podemos intentar la reconciliación.

Si al final va a ser que soy de números con muchas letras.

2 comentarios:

  1. Uy, pues coincido en todo pero pese a que en numeros es menos molesto...lo sigue siendo. Salvo casos de fidelidad extrema...me molestan mucho. Ahora, por ejemplo, te leo a km de Granada, con el movil...si encima encuentro captcha me da mucha fatiguita jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que yo te agradezco que me comentes, reina.
      Besos!

      Eliminar