martes, 21 de enero de 2014

Los gatos son gente independiente.

Hoy la cosa va de gatos, así que, si no os gustan, podéis dejar la lectura en este punto.
Ahora, si os quedáis, no vale quejarse. Avisados estáis.

Me gustan los gatos, desde siempre. Y tengo gatos, desde siempre también.
También he tenido perro, periquitos (unos más colgados que otros - recordadme que os hable de Curri-), tortugas (en tránsito, también tienen historia), conejos, una tórtola, alguna paloma rescatada, curada y liberada, jilgueros, una cotorra, ...vamos, que por mi casa ha pasado de todo. Pero los gatos, son una constante.

Una de las cosas que más gracia me ha hecho siempre de la gente que critica a los gatos es que, según ellos, es que van demasiado a su aire, que pasan de ti.
Pues mire, sí y no.

El gato te elige como dueño-cama-mano que le alimenta y le rasca-individuo que juega con él y le limpia la tierra, y, por qué no, compañero de fatigas. Porque, como te pongas enfermo, el gato no se separa de ti. Aunque la enfermedad sea dolor de corazón, de sentimiento. Y sienten, y entienden mucho más de lo que nos gusta admitir. Lo que pasa que no hablan nuestro idioma porque nos caeríamos de culo.

Pero te elige él -si quiere-, no tú, por mucho que te empeñes. Y hay que respetarlo y aceptarlo. Sí, son independientes, y te enseñan a serlo tú también. Que para mi que esa es la parte que le patina a algunas personas, que no admiten que un ser de cuatro patas le ponga en su sitio. Pero sólo a algunas, y sólo desde mi punto de vista y desde el respeto.

Ahora, que hay gatos que el tema independencia, en el sentido de pasar de ti -que para mi no es independencia, es pasotismo-  se lo pasan por el forro de las orejas, también os lo digo.

Hay gatos muy pegajosos, pero mucho, de esos que cuando vas a ducharte o a hacer cosas en el baño que sólo tú puedes hacer por ti cruzas los dedos por haber cerrado bien la puerta y que no se te cuelen dentro. Es más, incluso le rezas al dios más cercano o santo que mejor te caiga porque no te monten una serenata en la puerta y la rocen con sus patitas de forma insistente (que es de las cosas más desesperantes que puede haber) Hasta hay momentos en que no les oyes y vas con cuidado por la casa, como pisando plumas, para saber donde están, porfiando que estén quietecitos y dormidos, y que te den media hora de respiro antes de volver a saltarte encima para que les rasques la panza mientras se enroscan a dormir, te incitan al juego, te piden comer, o trastean alegremente.

Y es que el gato tiene un rango de independencia mayor que otros animales, pero eso no significa ni que sean asociales, ni que no te incluyan en su grupo. Sólo, que te incluyen a ratos. Aunque unos más que otros. Y a mi me gusta eso, que sepan hacer vida sin que tenga que estar todo el tiempo pendiente, porque me resulta agotador.

Los gatos somos gente independiente.

8 comentarios:

  1. Yo no tengo gato (no tengo mascota, directamente), pero sí conozco a más de uno que de independiente no tiene nada. Y encima pegajosos no, pegajosíiiiisimos... que hay que ver que parece que no les hayan dado cariño en su vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy zalameros, pero con quien quieren.

      Eliminar
  2. Aunque me gustan los gatos... yo soy más de perro... amos, más de cualquier cosa que no tenga plumas, que no puedo con ellas

    ResponderEliminar
  3. A mi ya sabes que me encantan. Mi Eros era del tipo totalmente independiente y de hecho, solo se "ajuntaba" conmigo de los 4 que éramos en casa, eso sólo si a ella le apetecía claro, no porque la mimosa fuese yo! Pero sabiendo eso, se respeta, y se quiere igual al animal.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! los hay más sociables, en el sentido de que se dejan acariciar por más manos, y más exquisitos, que sólo le permiten ese privilegio a una o dos personas, como hacía mi negra.

      Eliminar
  4. Yo tengo como 8 o 9 gatos, no sé... , van y vienen. Ninguno es mío, o sí... creo que uno es de casa, pero ya no sé cual de ellos es. No sé de quién son, solo vienen a comer. No molestan. Vienen, se van, son como tu dices muy independientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si vas a ser tú de los gatos y no al revés....

      Eliminar