lunes, 6 de enero de 2014

Series y Xenofobia.

Ayer, por una de esas cosas que tiene la vida, se me dio muy bien la mañana, pero la tarde se me hacía larga, muy larga; y, como no me apetecía ir a ver la cabalgata de los Reyes Magos, que eso de que me apedreen con caramelos me pone nerviosa, me puse a trastear la programación de Videoclub de Ono, y di con una serie, Socias, que. aparte de unas risas, me sacó una idea para el post de hoy.

Socias es una producción argentina. Sí, argentina.
¿A que lo primero que se os ha pasado por la cabeza es "producción argentina = culebrón"?
Esa es la idea. Pero no, no es un culebrón. Y estoy segura de que si fuera una serie de Versión Original en el amado idioma inglés, no habríais arrugado la nariz en el primer segundo.

Estamos muy acostumbrados a ver series norteamericanas, nos las tragamos de 7 en 7 y sin respirar; muchas de ellas con tramas y personajes infumables que, en series de producción propia no admitiríamos ni para episodios piloto. Y es que, con lo nuestro también nos pasamos de exigentes.

Nos cuesta mucho admitir series que no sean norteamericanas. Comulgamos con algunas series alemanas, más o menos, de vez en cuando se nos cuela alguna de la zona europea (la última que os recomendé -y que no sé si me habréis hecho caso o no- era belga), pero las series españolas tienen muy mala prensa entre el mismo público español, salvo notables excepciones. Y tenemos series muy buenas, señores. Tanto, que si vendieran los guiones al Tío Sam, fijo que se hacían de oro a costa de nuestras historias, dimes y diretes.
Y es que no valoremos lo propio, y así nos va.

Sobre todo si ya no es comedia, si la cosa se pone seria, dramática, y/o histórica. Si los actores y la trama son serios, es que hay tensión en la trama y está emocionante en el caso de ser interpretado por nuestros adorados actores del otro lado del charco...del norte; pero, si ese mismo momento se interpreta de la misma forma por españoles, es que sobreactuan... Pues va a ser que no. Que lo de sobreactuar se da en todas partes, y lo de hacerlo bien, también.

Y si con las producciones españolas somos María Cuchillo, con las sudamericanas podemos resultar su prima chunga, Pepa Machete, la de los bajos fondos y el navajazo rápido. Ni consideramos intentar ver de qué va el primer capítulo porque ya el palabro "culebrón" tiene entidad propia y no es que flote en el ambiente, es que acaba de irse a la cocina a por unas birras para apalancarse en el sofá cómodamente mientras criticamos lo que aún no hemos visto. Y nos perdemos cosas.

En mi caso, reconozco que se me pasó por la cabeza que podría ser eso, la típica telenovela pastosa de mediodía que no soporto, pero le di una oportunidad, y me alegro, porque es una serie que, pese a que no es la mejor del mundo, entretiene y divierte.

Socias comienza cuando Dolo e Inés, abogadas de profesión, se enfrentan en un juicio a Mía y su marido, también abogados.

Mía, esa misma mañana, descubre que su esposo le es infiel, no sólo con la secretaria del bufete, sino que también se está trabajando a la jueza del pleito que tienen en marcha, y decide cambiarse de bando, ayudar a Dolo e Inés, y, finalmente, asociarse con ellas pese a la resistencia de Dolo.

Cada una de estas mujeres es un personaje en sí mismo con muchos matices, con mucha humanidad, con problemas cotidianos como el desamor, la inseguridad en las relaciones o con su aspecto físico, cómo se enfrentan al amor y a la familia, incluso a ellas mismas, cómo van sorteando las diferentes pruebas que les pone la vida, todo ello salpicado con momentos de mucho humor, y algo de ternura.

También hay personajes masculinos que les dan la réplica con mucho arte, y no hay que desmerecerlos en absoluto, porque, si no hubiera interacción entre hombres y mujeres, la serie perdería mucho.

Os recomiendo que, si tenéis oportunidad, le echéis un vistazo; que sí, que hablan diferente, pero el idioma es el mismo, y los problemas y las soluciones, tan comunes como el agua que sale del grifo.
De momento, aquí os dejo el enlace a su presentación en vídeo.

Por cierto, el tema musical de cabecera me encanta, engancha. También os lo dejo aquí enlazado.
Se llama Hace Frío Ya y es interpretado por Hilda Lizarazu. La segunda estrofa es la de la cabecera.

¡Feliz Día de Reyes, por cierto!

4 comentarios:

  1. Solo puedo decir que tienes toda la razón, voy a echar un vistazo a esos links que me ha dado curiosidad.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás qué te parece la serie.

      Eliminar
  2. Pues mira, yo soy bastante aficionada, no a las series, pero si al cine argentino. Me fascina el buen hacer de sus actores y sobretodo sus historias, que reflejan muy bien el carisma de ese pueblo. Esta serie no la conocia, pero no tardare en buscarla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso, no tenía ni idea. Espero que te guste, a mi me tiene entretenida.
      Besos!

      Eliminar