domingo, 16 de febrero de 2014

Post San Valentín

Ahora que ya comienzan a descolgar los corazones de los ventanales de comercios y restaurantes, y que algunos ya empiezan a notar la bajada de azúcar correspondiente a la sobredosis ingerida de chocolates y dulces varios por el día 14 de febrero, vamos a hacer un post relajado y reflexivo sobre San Valentín; pero no sobre si es comercial o no, si me gusta o no, si tengo pareja o no, si me gasto dinero o no, si es artificial o no, ...y otros muchos sí o no.
Vamos a analizar realidades y actitudes.

1.- San Valentín existe, te guste o no.
Esto es un hecho, te pongas como te pongas; así que, como díría el gran Jack Sparrow, filósofo de nuestro tiempo: "El problema no es el problema; el problema es tu actitud frente al problema".
Para los más espirituales, Osho dice "Cielo e infierno están en tu mente. Tú decides dónde ir".

Es decir; puedes amargarte, sea cual sea tu situación y lo que suceda a tu alrededor, disfrutarlo, o relajarte y no prestarle atención.
¡Ojo! que no prestarle atención no es decir "yo paso de San Valentín porque (añada todas las razones que quiera aquí) y me pongo las orejeras de burro como si no existiera."
Es asumir su existencia, lo que sucede alrededor y que no provoque de forma natural ni incomodidad ni un estado de felicidad inoculada.

Es 14 de febrero, es San Valentín, hay corazones en la calle, parejas que lo celebran, y otras que no, personas que lo disfrutan y otras que no. Y mañana es 15. Sin más.
¿Lo vamos cogiendo?

2.- Derivada de la anterior, por mucho que lo odies, no va a desaparecer. Por mucho que te empeñes en que los demás se comporten como tú quieras (que lo odien contigo, que no lo celebren, que luzcan la bandera anti-sistema, etc) no tienen por qué hacerlo. Es más, te pueden mandar al garete por aguafiestas.
Analiza por qué lo odias. Quizá es un cliché. Quizá si aceptas que existe y que hay más de una forma de vivir ese día,d ejes de consumir una energía fabulosa en algo inútil que sólo produce desgaste.

3.- Si estás solo o sola, puedes celebrarlo. No hace falta tener pareja para tener un bonito San Valentín, ni para estar enamorado. Puedes estar enamorado de la vida, quererte mucho y dedicarte ese día para ti. Porque sí, porque te lo mereces. Y, si no te lo mereces, da igual, tú te quieres y te aceptas como eres, y te lo regalas porque te quieres.
También se lo puedes dedicar a tus seres amados, porque el amor no tiene límites, ni fronteras, ni colores. Tu familia, tus amigos, tu vecina, tus animales, ...¿Por qué no desearles un bonito día?
El amor es grande y cabemos todos dentro.

4.- Celebrar San Valentín no significa estar más enamorado que el día 13 o el día 15 de febrero. Ni menos. Significa que lo celebras. Punto.
Las parejas aprovechan para acordarse de dedicarse un día, aunque sea porque el calendario les tire de las orejas y les diga que toca.
Esto debería ser así cada día, porque las relaciones son una carrera de fondo con sprints diarios, pero, a veces, se nos olvida. La inercia es muy mala.

No celebrarlo tampoco significa no estar enamorado. Hay muchas parejas que no le ven sentido a este día y pasa para ellos sin pena ni gloria. Genial si ellos tienen su día (o sus días) para dedicarse mimos extra.

5.- San Valentín es una fecha comercial. Sí, y no.
Es comercial porque, nos guste o no (y nos gusta, porque estamos constantemente buscando en qué gastar lo que no tenemos aún), vivimos en una sociedad consumista y el mercado está diseñado para que, al menos una vez al mes, haya una fecha en el calendario que nos "obligue" a pasar por caja.
Pero esto es relativo.

No hace falta gastarse un céntimo para hacer un buen regalo a tu ser querido:
Una sonrisa al despertar, un "buenos días" especial, un desayuno preparado con amor, un día de asueto en el que vamos a algún sitio que teníamos ganas de ir, un regalo hecho de forma artesanal, incluso una tarea atrasada que nos lleva echando en cara tiempo y que, por fin, acabamos, pueden ser un regalo especial y precioso.
Lo personal vale más. Demuestra a tu amado o amada que la conoces, o que no, pero que quieres hacerlo.

6.- Cupido no tiene la culpa de que tú seas torpe eligiendo pareja.
Nos enamoramos nosotros, y la relación la gestionamos nosotros.

Vuelvo al punto 1: si sufres, es porque eliges sufrir. El dolor es inevitable, y es un gran aliado, porque nos avisa de lo que va mal, física y anímicamente; pero el sufrimiento es opcional.

Menos "mecagoenelamor" y "Cupido debe morir", y más asumir las consecuencias de nuestros propios actos, pensamientos y palabras.

Normalmente, las que más entonan estas proclamas son los que más piden a gritos vivir un amor romántico. Lo que pasa que el romanticismo o la relación ideal no es lo mismo para todos y cuesta encontrar a alguien, no que juegue a lo mismo que tú, o que juegue a lo que tú quieres, sino que lleve un juego compatible con el tuyo, que acepte el tuyo y, sobre todo, que salgas de tu zona de confort y aceptes el suyo.

Porque el amor nos gusta, a todos. Sea de una forma o de otra, pero siempre está presente en nuestras vidas. Existe y existirá, tengamos o no fechas en el calendario que nos lo recuerden.

Así que, relajáos, disfrutad, celebrad o no, pero dejad tranquilos a quienes sí lo celebran. No os están insultando ni rebozando nada, están disfrutando de su día.
Tú decides si unirte o no a la fiesta.


6 comentarios:

  1. Yo soy de las que apuestan por vivir un San Valentín estupendo... un 10 de marzo cualquiera o un 25 de septiembre que pasaba por ahí o, incluso, un simple 8 de noviembre.
    Lo ideal sería que esos pequeños detalles que, como tu bien dices, pueden ser una sonrisa, una caricia, una palmadita en el culo...o un "cariño, he colgado el cuadro que llevaba dos año tras el sofá"... los encontráramos en el día a día.
    Si, yo soy de aquellas a las que no les deslumbran unas grandes cenas o unos lujosísimos regalos ni un megaviaje de lujo... con las pequeñas cosas del día a día soy la mujer más feliz del mundo (incluso cuando me esmero en que parezca lo contrario, jaja)

    ResponderEliminar
  2. No puede ser más completo este recorrido. Yo prefiero mis propios "días D", ahora que si surge el 14, pues adelante también. Como dijo aquél, a nadie le amarga un dulce ;)
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro! Si lo cortés no quita lo valiente!
      En vez de tenerlo como un día menos, como un día más de mimos extra, mejor sumar que restar ;)

      Eliminar
  3. Qué ya pasó San Valentín??? ... Oh oh...

    ResponderEliminar