martes, 18 de febrero de 2014

Sueño Compartido (Rescate Fotolog)

Hacía mucho que no hacía un rescate, pero, el otro día, leyendo a Dina, me acordé de este post y me pareció que podría ser entretenido compartirlo.
Espero que lo disfrutéis.

Sueño compartido
Hoy dejamos de lado la rama drama (que suena como una canción de reagge) para tratar temas profundos y profanos como el misterioso arte de compartir la cama...para dormir.
Para lo otro, no solemos tener tantos peros.

Cuando una pareja decide irse a vivir juntos, una de los primeros temas a plantearse debería ser: ¿qué costumbres nocturnas (y/o noctámbulas) tiene mi partenaire?

He aquí un breve listado de posibles futuras fuentes de conflicto:

1.- Elegir el lado de la cama.
Hay gente muy maniática y, como los dos quieran dormir en el mismo lado, indefectiblemente, o uno cede, o se hace una de camas separadas.
Para mí, es de las manías más tontas, pero allá cada cual.

2.- Altura y uso/no uso de almohada.
Este punto tiene un arreglo fácil: almohadones individuales, que son más modernos, se visten mejor, y, si son de diferentes alturas (es decir, te has tenido que comprar dos juegos), por el día los dejas de adorno a modo de cojín.

3.- Taparse o no taparse, esa es la cuestión.
Si uno no soporta la manta en la cara y el otro no puede dormir sin desaparecer bajo el nórdico, mal apaño hay.
Igual que si uno es un friolero y el otro "la calores". Ese tema lo arreglaría que la temperatura corporal de uno y otro compensara la cantidad y composición de la ropa de cama.
Pero lo de taparse, me da que como no compren la talla extra size en sábanas para que, cuando uno se destape, al otro no se le congelen los riñones,...esto huele a camas separadas (otra vez)

4.- Uno es gallinita, que se acuesta temprano y se despierta al alba; y el otro es ave nocturna, que no ve la hora de acostarse y, la de levantarse, tampoco.
Si ambos tienen el sueño pesado, bien, porque no se despertarán el uno al otro cuando entren o salgan del lecho conyugal; pero si no es así, bronca diaria.

5.- Uno necesita silencio y oscuridad para dormir y el otro necesita luz y/o ruido de fondo.
Aquí a quien le suele tocar hacer el esfuerzo de colocarse antifaz y/o tapones es al "oscurantista". Pero si no los aguanta, o, simplemente, no le da la gana usarlos (que se adapte el otro, ¿no?), esto pasa a habitaciones, que no camas, separadas.

6.- Uno tiene el sueño ligero y el otro ronca como un trombón.
Misma solución que en el caso 5.

7.- Uno se despierta como si tuviera un subidón de speed y se hubiera tragado un loro, y el otro tiene un despertar lento y no soporta que le bombardeen con conversación a primera hora de la mañana.
Recomendación: vale que seas activo nada más levantarte, pero respeta al que no lo es tanto, que se pone agresivo y aguantarle así todo el día es más bien cansino; así que, no le hables más allá del "buenos días" hasta que veas que comienza a reaccionar.

8.- Sincronía sexual.
¿Esto es lo del polvo mañanero? Sí, esto es.
Lo del mañanero, nocturno según te acuestas o nocturno y alevoso que te despiertan para tal menester.
Tema peliagudo e importante. Aseguraos de que aquí sí compartís costumbres porque la frustración sexual dentro de la pareja suele conducir a buscar otra pareja que no te frustre.

Hay muchísimas más cuitas, que os invito a compartir si las sufrís, las habéis sufrido, o conocéis quien lo haya hecho: ¿qué es lo que no soportarías de tu compañero de cama?
Y lo de los gases ahorraroslo. Hay que trabajarselo un poco más.

Que paséis un feliz día y tengáis una descansada noche, solos o en compañía.

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el post, qué divertido a la par de razonable! En mi caso no me quejo, hay muchas diferencias pero nos acoplamos bien: él ronca pero yo no oigo ni aunque se me caiga el techo sobre mi, yo tengo "alma sueca" según él - es decir, me levanto con el gallo pero también caigo rendida en cuanto se va el sol - pero el aprovecha para leer. Y con respecto a las conversaciones, andamos ambos espesos por la mañana temprano así que poco tema más.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gallinita, se dice en mi tierra, chata, jajja!
      Mira, pues me alegro de que os acopléis bien, porque mira que es complicado.

      Eliminar
  2. jajaja, este post no te lo conocía... ¡¡¡magnífica recuperación!!!
    En mi caso después de haber pasado compartiendo espacio nocturno durante muchíiiiiiiisimos años... con sus ronquidos... con sus "devuelveme mi trozo de almohada"... con sus "coño, no enciendas la luz... que a mi me queda todavía un par de horas de sueño"... con sus buenos momento... sus magnificos momentos... sus espectaculares momentos... ahora opto por camas separadas, en habitaciones separadas y que se encuentren en diferentes casas... y hasta si me apuras distintas ciudades... arisca que se vuelve una :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que arisca, práctica.
      ;)

      Eliminar
    2. jajaja, gracias, cari, eran las palabras de aliento que necesitaba, jajaja
      Bsks

      Eliminar
    3. Digamos que algo de mundo compartido hay, jajaja!

      Eliminar