lunes, 10 de marzo de 2014

Como un campo azul de margaritas

Fue una tarde improductiva tras un día pesado.
A veces pasa.

Quieres hacer tantas cosas...y pretendes que todas salgan bien, claro. Pero no siempre el mundo gira a la velocidad que tú deseas.

Tras muchos paseos, recados, y compras a medias que te dejan el post-it mental de volver a buscar lo que te falta próximamente, decidí ir a por unas velas.

Y escogí, de entre dos establecimientos, ir al que me suponía un mayor esfuerzo físico por ser el más lejano desde mi ubicación, y por encontrarme bastante cansada a última hora de la tarde, o casi primera de la noche. Es que la primera tienda me parece un caos, y la segunda me entretiene. Aún en el extraño caso de que no tuvieran lo que yo quería, seguro que me despejaba. Y, con suerte, me encontraría con mi amiga.

Entré y fui directamente a la estantería donde se encontraban colocaditas las velas, los inciensos, quemadores, y recipientes bonitos, variados y coloridos de cristal para colocar dichas velas.

Escogí 3 colores. Con el último, como no me convencía, arrugué el morro mientras pensaba mentalmente que prefería otro color. Naranja. Lo busqué, y lo encontré, y mi gesto cambió de nuevo y se tornó feliz.

Cuando me levanté, me di cuenta de que mi - a veces-  marcada gestualidad no había pasado desapercibida. Vi a mi amiga en el mostrador, asomada divertida para ver la escena. La saludé con la sonrisa del que se ve pillado in fraganti y ella me devolvió el mismo saludo sonriente que sustituye a la frase "yo lo sé, tú lo sabes, no vamos a hablar del tema".

Sin más, me acerqué a pagar, y me topé con una manicura que lucía un perfecto color cobalto con una inmensa margarita central. No me esperaba encontrarme algo tan colorista en ella, pero fue como llegar a casa y dejar los nubarrones fuera.

P.D.- La manicura no es mía, la foto está sacada de Google Images.

2 comentarios:

  1. Si es que hay momentos en la vida, que aunque son minutos, son la esencia de la primavera

    PD: Me pones poética, ¿¡has visto!?

    ResponderEliminar
  2. Es la primavera, que nos pone tontas.
    Besos!

    ResponderEliminar