lunes, 31 de marzo de 2014

La Piel, Bertolt Bretch

La piel, de no rozarla con la piel
se va agrietando.
Los labios, de no rozarlos con los labios,
se van secando.
Los ojos, de no cruzarlos con los ojos, 
se van cerrando.
El cuerpo, de no sentirlo con el cuerpo,
se va olvidando.
El alma, de no entregarla con el alma, 
se va muriendo 
(Bertolt Bretch)

Porque, a veces, un poco de poesía nos recuerda que vivir no es algo pasivo.


4 comentarios: