domingo, 27 de abril de 2014

Amantes

Recuerdo el calor y la somnolencia. Recuerdo estar tumbada de cualquier manera, boca arriba, sobre la cama, sin más ropa que la interior, haciendo tiempo antes de ponernos en marcha. Recuerdo tu cabeza sobre mi barriga y el no estar hablando de nada.

- "¿Por qué nunca ha habido nada entre nosotros?"- Me preguntaste.
- "¿Que por qué nunca nos hemos liado, quieres decir?"- quise ordenar mi mente antes de responderte.
 Tomé algo de aire. Es una pregunta que me pillaba por sorpresa. Tras tu nuevo autoetiquetado creí que estábamos a salvo de esa bala, pero me equivoqué. Tampoco es una pregunta que me alterara. Es más, creo que cerraba una etapa.

- "En realidad no lo sé. En lo que a mi respecta, que es la parte que yo conozco, supongo que hubo dos frenos principales. El primero fue, quizá, el miedo a perder lo que teníamos, lo que sea que existiese entre nosotros..."
("Amor", te oí susurrar, pero continué con la respuesta antes de perder el hilo)
"..., la segunda, inseguridades varias mezcladas con etapas de vida que no parecían sincronizar. No lo sé. Quizá no tenía que suceder nada más físico de lo que realmente hemos tenido" -

Cuando escuché el propio eco de mis palabras, me quedé convencida de mi discurso. Todo estaba bien. Había sido sincera, honesta. Todo estaba en orden. No había caído ningún edificio. Los dos continuábamos en calma en la misma habitación. De hecho, por un momento, llegué a pensar que esa conversación no había existido, que era parte del duermevela en el que parecíamos estar.

Al regresar de este análisis de situación, me di cuenta de que algo te había distraído. Estabas de pie, mirando tu teléfono móvil, y parecías divertido.
- "Voy a la ducha". me dijiste.
- "Ok, voy guardando las cosas".

Comencé a hacer la maleta. Sólo una para los dos. Tus cámaras, un neceser y algo más tuyo ya estaba dentro. Tuve que sacarlo para reubicar mis objetos junto a los tuyos y que cupiera todo sin que aquella bolsa de viaje reventara, pero lo conseguí.

Saliste al estilo George Michael del baño, con una barbita arreglada y guapetón, dispuesto a comerte el mundo, o a aquél amiguete que te acababa de contactar por vete tú a saber qué aplicación de moda del mundo gay del momento.

Hice como que no había advertido tu presencia mientras cerraba la cremallera de la bolsa, y en mi cabeza resonaba un "por esto no pasó nada". No por aquello que parece evidente, sino porque conmigo eras una persona, pero podías ser muchas más, dependiendo de con quién te tocara jugar. Y hay juegos que a mi no me gustan. O que no me gusta que jueguen conmigo o contra mi sin que yo sepa que se trata de tal juego.

- "Luego te veo"- me dijiste mientras me dabas un medio abrazo y un beso en la mejilla.
- "Pásalo bien" - Te respondí con una sonrisa.

No nos hace falta ser compañeros de cama para ser amantes.

11 comentarios:

  1. Un amante tiene unnoseque... que muchas veces es mejor no descubrir que puedes encontrar si rascas más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto; uno empieza a rascar... y le sale un novio o un marido, y ya se jodió el amante.

      Eliminar
    2. Dina Lo mejor del amante es la propia definición.

      Enol O no te sale nada, o te sale y no se jode el amante,...las opciones siempre están abiertas ;)

      Eliminar
    3. Permíteme discrepar, al rascar un amante siempre se estropea; un novio-amante o un marido-amante también molan, pero ya no es un amante-amante, es otra cosa.

      Eliminar
    4. Enol , discrepa lo que quieras. Yo no creo en etiquetas ni en relaciones tipo.

      Eliminar
  2. Siempre he pensado que hay que aprovechar lo que nos brinde cada persona que nos rodea. Sea mucho o poco, hay que valorarlo, porque cada uno nos da lo mejor de si mismo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito. Me he sentido identificada porque yo también tuve una relación así, aunque nosotros sí que pasamos a mayores. Tras muchos vaivenes, él ahora es mi mejor amigo, y gay convencido felizmente emparejado. Pero nos seguimos llamando amor y nos comportamos como "amantes", aunque no haya sexo de por medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confundimos el significado de la palabra amantes y la recortamos demasiado. Nos creemos que sólo es para personas que comparten momentos sexuales y emocionales a un tiempo, pero amante es mucho más amplio y el contacto físico no es imprescindible.
      No sé si has leído el minirelato de Jorge Bucay sobre los amantes, pero ahí se explica muy bien el concepto.

      Me alegro de que mantengas esa relación con tu amigo.

      Eliminar