lunes, 12 de mayo de 2014

Mamarrachismos

Estaba cantado que algo sobre Conchita Wurst iba a caer por aquí,...o por cualquier otro blog.

Antes de entrar en faena, diré que sí, que canta mucho y bien, que hizo una gran actuación (sobre todo durante las votaciones, con tanta afectividad como lágrimas inexistentes), pero que lo que le hizo ganar fue la barba y esa supuesta reivindicación de "redefinir qué es normal y qué no lo es" con lo que justifica su aspecto, y lo "tolerantes" y progres que somos todos apoyando cualquier cosa que suene a reivindicación e inclusión; o el miedo que hay a que se nos tache de homófobos por no hacerlo.Pero no hay que confundir la velocidad con el tocino. Una cosa es apoyar a las personas, sea cual sea su orientación sexual o definición de género, y otra muy distinta decir que es muy normal y natural lo que no lo es.

¿O acaso se nos ha olvidado ya el juego que dió en su día el mostacho de Sara Carbonero? (lo siento, Sara, me pareces monísima, pero había sombra de bigote y lo sabes)
O, sin ir tan lejos y sin tocar fibras sensibles de nadie, que levante la patita aquella mujer a la que se le haya escapado un pelito en alguna ocasión y no haya sido objeto de chanza...
No, no veo ninguna. Y sí, Sara, a mi también me la han liado por una sombra o un pelito tránsfuga, y el mundo sigue girando.

A mi me parece estupendo que cada cual se vista como quiera, o lleve los pelos donde y como más le gusten; pero de ahí, a hacernos comulgar con ruedas de molino, no. Lo siento, pero no estoy dispuesta.

Normal, por definición, es aquello que sigue la norma, que es habitual, que es lógico. Una mujer con barba normal, normal, no es. Que merezca el mismo respeto que cualquier otra persona, sí. Ahí tendrá y tiene siempre mi apoyo. Pero normal ni es, ni será. Más que nada, porque la barba es un símbolo de virilidad, y es propio de hombres, no de mujeres. En todo caso, tendríamos que considerar la posibilidad de incluir categorías híbridas. O simplemente, pasar de categorías, que mira que nos gusta ponerle etiquetas a todo.

No digo que no pueda sentirse mujer con esa barba, que cómo se siente cada uno por dentro sólo lo sabe la propia persona y, en ese punto, no estoy criticando; al contrario, creo en la libertad personal; pero no creo que todo sea válido dentro de una misma definición (en este caso, la de "normal", que es una palabra que me hace mucha gracia y no veo la necesidad que tiene la mayoría de la gente de meterse dentro, con lo sosa que es)

En cuanto al aspecto, estéticamente, con todos mis respetos, me parece una mamarrachada. Y no porque sea Conchita Wurst y sea la diva del momento, como le pasó en su día a Dana Internacional, que, aunque ella no llevaba barba, también causó revuelo en su día por ser abiertamente transexual. Ambas ganaron el festival de Eurovisión por el mismo motivo, lo que pasa que Conchita llegó después, y tenía que incluir algo diferente (de hecho, Dana se ha presentado en algunas ocasiones más y no ha vuelto a ganar, porque ya no era polémica su condición)

Quizá influya el que a mi las barbas nunca me hayan gustado, ni siquiera para los hombres. Me parece que ocultan algo, y dan cierto aspecto de suciedad, a mi modo de ver (no estoy diciendo que quien la lleve sea un guarro, sino lo que a mi me inspiran), pero eso no significa que mire mal a quien la lleve o que le retire el saludo a algún amigo que se deje barba. Simplemente, para mi, suelen perder atractivo.

Pero, cuestiones de barbas, de géneros, y de otros temas antropológicos aparte, se trata de una cuestión de buen gusto. Es como si ahora nos quisieran hacer ver que los calcetines deportivos blancos hasta las rodillas metidos en cangrejeras son el summun del estilo casual del momento. O que un pantalón "cagao" que se sujeta vaya usted a saber cómo por debajo del culete del portador y nos deja ver sus gayumbos es lo más en superposiciones.

Que no, que no cuela. Es estéticamente feo, respetable, pero feo.
Y conste que a mi Conchita me gustó mucho, y le deseo lo mejor, con o sin barba.
Y nuevo, nuevo, tampoco, que hay un señor en Nancys Rubias que también se viste de doña y lleva barbas.

Si se os ocurre algún "mamarrachismo" estilístico más, por favor, dejádmelo en comentarios y nos reímos todos un ratito.

9 comentarios:

  1. A ver, que en Eurovisión mola lo mamarrachero...es algo sabido ya (sino que se lo digan a las abuelitas rusas, los exraterrestres - o lo que fueran - heavy metal y demás paparruchas eurovisivas). Pero de ahí a que ahora todos alabemos el mamarrachismo, como comentas...pues no, yo tampoco paso. Y también me gustó como cantó, pero sinceramente la barba me parece también un horror (no en sí mismas sino conjuntada con ahumado, postizas y lentejuelas).
    Lo que comentas de las cangrejeras con calcetines no es tan raro de ver, mira las Uggs y los tenis de Carolina de Mónaco jajaja!! (por favor por mucho que dolieran los pies no me digas que no tenía una sabrina a mano!).
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mola lo mamarrachero hasta un punto, acuérdate del Chikilicuatre, que eso ya era pasarse de rosca.

      Lo de las cangrejeras es el pan nuestro de cada guiri por aquí, peor no deja de ser espantoso por habitual.
      Muaks!

      Eliminar
  2. Si es que ya se sabe, que en Eurovisión, quien más da el cante es quien tiene más posibilidades de ganar. Y no me refiero precisamente a sus dotes vocales... que las tendrán, no digo yo que no. Y si no, echemos la vista atrás y nos encontraremos no solo con Dana, sino también con un par de chicas que se hacían pasar por lesbianas, despertando el morbo a base de anunciar besos si ganaban... en fin, todo sea por el espectáculo....
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé quienes dices. El año pasado también hubo una actuación de una chica, creo que también era rusa, pero no me hagas mucho caso, en la que al final se besaba con otra chica y el tema se llamaba Merry Me. No les sirvió de nada.

      Besos!

      Eliminar
  3. Tienes razón. Es bastante absurdo que un hombre se convierta en mujer... para después dejarse barba y parecer un hombre. Ni pies ni cabeza... y por mucho derecho a la libertad que tenga no deja de parecerme totalmente absurdo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no entro en temas "internos", cómo se siente cada uno es muy personal, pero en cuanto al aspecto, tira para atrás, confunde la ambigüedad con el buen gusto, y eso sí que no.
      Un abrazote!

      Eliminar
  4. La Pantoja. El año que viene mandamos a la Pantoja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos personajes rarunos para aburrir, yo pagaría por estar de jurado ene se casting, jajaj!

      Eliminar
    2. Este año el jurado prefería a otra, yo también.

      Eliminar