lunes, 28 de julio de 2014

Me duele el mundo.

Hay días en que me duele el mundo.
No es que me duela la cabeza, la espalda, el pie, ..no. Me duele el mundo.

Me levanto con el mejor ánimo, me ducho, preparo a los peques, me pongo a hacer cosas, y llega el fatídico momento en el que topo con una realidad exterior que no termino de entender, que no comparto, y que me duele.

Abro el facebook y me llegan noticias de cómo las personas se matan entre sí por asuntos que ni siquiera saben si van con ellos, porque, los que generan el conflicto, están protegidos y a salvo en su despacho. Las guerras acabarían antes si se soltaran a los gobernantes en un ring. Que lo resuelvan entre ellos, que son los que provocan estas masacres.

Aviones que se pierden y se encuentran estrellados. Aunque lo de que se pierda un avión...; perdóname, se pierden unas llaves, un bolígrafo, un pendiente, pero, un avión, con las dimensiones que tiene, te digo que perderse, no se pierde. Otra cosa es que no sepas localizarlo, pero estar, está. Probablemente estrellado, pero está.

Conmemoraciones de grandes desastres en los que se señala con el dedo al currito de turno, pero siguen sin tomarse medidas de seguridad para evitar que esto que se sabía que podía pasar, vuelva a suceder; y sobre todo, sin dar la cara quienes la tienen que dar, compartiendo su parte de responsabilidad en el asunto.

Y, sobre todo, el maltrato del hombre hacia el mundo animal, el abandono de seres que son sus familiares durante años y que quedan expuestos a la tristeza y una muerte casi segura por motivos egoístas. Me parte el alma ver esos ojos que no dejan de preguntarse por qué les han dejado solos, qué han hecho mal, dónde está su familia, que tienen miedo, que dejan de comer, que lloran en silencio, y que, muchas veces, se dejan morir antes de que una inyección letal acabe con ellos.
No sé qué puede haber en el alma de las personas que hacen eso, ni si tienen alma.
No lo entiendo, no lo comparto, no puedo con ello, me duele, y me roba la sonrisa.


4 comentarios:

  1. Es que somos unos jodíos, qué quieres que te diga. Capaces de los más nobles gestos...y de los más crueles y deplorables también.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me vas a perdonar, pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad. A ver si se nos mete en la cabeza y empezamos a actuar en consecuencia, cuidando un poco más los unos de los otros, de nuestros seres cercanos, pertenezcan a la especie que pertenezcan, y a nuestro planeta, que un día le da un gas y nos manda a todos a freír espárragos (y con razón)

      Eliminar
  2. Ver las noticias es motivo de depresión. A mí me dan ganas de decir "que se pare el mundo que me apeo"...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no las pongo, pero es que se te cuelan por cualquier resquicio en las redes sociales y te ponen hasta mal cuerpo.
      Un abrazo, Elvis!

      Eliminar