sábado, 15 de noviembre de 2014

All you need is love...del bueno

-"Violeta ya está haciendo de las suyas, otra vez."-
-"¿Y eso?¿A qué te refieres?"-
-"Anda en el previo al tonteo con uno, creo que nuevo, y está en la fase de nubecitas rosas, arcoiris, unicornios vomitando purpurina, y lluvia de confettis"-.

La cara de extrañeza de Fátima no tenía precio.
- "O te explicas mejor, o no te sigo".-
- "Pues que está en ese punto en el que, vete tú a saber por qué, cree, ojo, ¡cree!, que el tipo se siente atraído hacia ella; y ella, sin saber siquiera si le gusta, ya está pensando en enviarle mensajitos pastelosos."-
- "¡Ay, señor!"-
- "Sí. Prepárate para cuando se le pinche el globo, porque es lo más probable."-
- "O no. También puede que esta vez acierte, Berta. Para ti todo es blanco o negro, y así tampoco se puede ir por el mundo."-
- "A mi me va muy bien en bicolor, gracias."-
- "A ti lo que te pasa es que no te has enamorado en tu vida, lo que necesitas es saber lo que es."-
- "Yo lo que necesito es que me pongas la cerveza que te he pedido hace 20 minutos, guapa. Little less conversation, and a little more action, babe!"-

Fátima le lanzó una sonrisa a su amiga y clienta, y le puso la cerveza. Sabía perfectamente cuándo Berta daba una conversación por terminada; curiosamente, cuando se ponía personal e íntima.

No es que Berta fuera introvertida, es que era hermética para algunos temas. De hecho, la afirmación de su amiga podía ser o no cierta, pero jamás daba una pista de si lo que los demás entendían de ella era la imagen que daba, o la realidad más profunda.
Quizá sí se había enamorado. Quizá no. Pero ese asunto era sólo suyo. O eso pensaba ella.

2 comentarios: