domingo, 9 de noviembre de 2014

Lazarillo ciego

Hace unas semanas tuve que desplazarme a otra ciudad por un tema que no viene al caso, y pedí asilo a unos amigos que viven cerca del lugar al que yo debía acudir. La verdad es que me apetecía mucho verlos y, aunque nuestros encuentros siempre habían sido breves y en espacios públicos, debo decir que estuve como en mi casa, o mejor si cabe.

Y, además, aprendí mucho, porque tuve la oportunidad de convivir con una persona invidente, algo que creo que todos deberíamos probar, al menos un par de días, para darnos cuenta de que hay vida más allá de nuestro concepto del mundo.

En esos días, yo tuve que moverme en transporte público por una ciudad grande y que no era la mía, pero no pude tener mejor guía: mi amigo J. Sí, el chico invidente.
Aparte de que se conoce muy bien la ciudad, y que tiene una orientación pasmosa, tiene muy buena memoria. Yo diría que se sabe hasta los escalones de cada salida de metro, dónde tiene la cabecera cada tren, dónde debes situarte para que bajes en el mejor punto para tu trayecto, cuánto tarda en casi cada parada,...Alucinante.

Y te das cuenta de que, muchas de las personas que vemos perfectamente, no prestamos atención a esas pequeñas cosas que son las que nos hacen la vida más cómoda y fácil, como es saber, literalmente, por dónde vas.

Jamás hubiera pensado que podría existir mejor guía que un hombre ciego.
Gracias, J.

*Este post está escrito desde todo el respeto y el cariño del mundo. Espero que ninguna de las expresiones aquí utilizadas pueda resultarle ofensiva a ninguna persona con discapacidad visual. Sólo he intentado utilizar un lenguaje coloquial.


8 comentarios:

  1. Esto demuestra que en ocasiones se ve más con los ojos cerrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve cuando prestamos atención, con los sentidos que tengamos.

      Eliminar
  2. Y gente con trastorno del espectro autista, sordos que se expresan con lenguaje de signos, personas con discapacidad motórica...todo nos hace ver que no es discapacidad, son capacidades diferentes e increíblemente admirables.
    Muy bonito tu texto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. A mi la palabra discapacidad me resulta resbaladiza. Creo que es un concepto a desterrar. No existe la discapacidad, como tal, sino vías alternativas para solventar la ausencia de una facultad.

      Eliminar
  3. Convivo con ello a diario y es algo admirable. Cuanto te falta un sentido se agudizan todos los demás hasta casi sustituirlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para esa parte de tu convivencia y toda mi admiración.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Efectivamente, cuando te falta ese sentido se intensifican el resto, ya sea el oído, el tacto,el olfato y, sobre todo, la memoria.

    Un post muy sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, lo sabemos, pero hay que vivirlo. De teoría sólo tenemos nociones, el conocimiento llega con la práctica.

      Eliminar