martes, 1 de septiembre de 2015

Tu amante

He sido tu amante.
He sido muchas cosas, pero, por encima de todo, he sido tu amante.
En mi más pura esencia, he sido tu amante.
Más allá de la distancia, el silencio, la clandestinidad, e incluso el olvido, he sido tu amante. Siempre he sido tu amante. Pero hoy ya no.

Hoy te libero y me libero, te perdono y me perdono por cualquier cosa que te haya dañado, me haya dañado, o nos haya dañado, venga de ti, de mi, o de ambos. Te doy la carta de libertad, y me la concedo a mi misma.
Hoy las cadenas que nos ataban se rompen. El pasado se termina aquí, hoy, ahora.

Hoy emprendo un camino nuevo, sin ti, conmigo. Sin rencor, sin peso, con una sonrisa, con esperanza, con alegría.
Te deseo que seas muy feliz, que encuentres lo que necesitas, más allá de lo que buscas, y que la vida sea generosa contigo.
Hoy soy mi amante.


6 comentarios:

  1. Precioso final. Nada mejor que amarse a uno mismo y luego, seguir amando.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. "Amante"... puede ser una buena opción... :)
    Besotes gordotes, niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amante es una palabra preciosa con mala prensa. Me alegro de volver a verte por aquí, corazona!

      Eliminar