lunes, 14 de marzo de 2016

Niño grande

Lo volviste a hacer.
Vas rascando, rascando, hasta que lo consigues, una y otra vez.
Otra vez te colaste tras la puerta que tantas veces, y de tantas formas, te he cerrado; otra vez volviste a crear un atisbo de ilusión, de novedad, de algo limpio y fresco; y otra vez volviste a romper el encanto con una traición que ya esperaba.

No diré que otra vez caí en la trampa, porque ya hasta dudo de que lo sea, y porque, aunque me gustaría confiar en esa nueva realidad que se esfuma tras un velo de humo, no me la creo. Aún no.

Quizá esta sea tu forma de conducirte en el mundo, de relacionarte, tu esencia natural, y ni siquiera tienes consciencia del daño que puedes hacer a tu alrededor. No lo sé francamente, porque ni creo que finjas que sientes lo que dices que sientes, ni creo que tus actos nazcan desde la maldad, aunque sí desde cierto capricho de ese niño interior malcriado y egoísta que a veces te domina.

Es más, creo que a la persona que más daño haces es a ti mismo, y me apena que así sea, pero es tu elección.

Te deseo suerte. Siempre me alegraré de verte, pero no volveré a jugar contigo. No a este juego. Ese tiempo ya pasó.


6 comentarios:

  1. Pues sí. ..este tipo de personas al final se las terminan viendo bien de cerca con aquello que más miedo les da: la soledad.
    Besos! !

    ResponderEliminar
  2. Hay gente que no ha nacido para el compromiso, gente que hace del quita y pon su modo de vida. Y no es mal modo de vida para quien lo quiera, pero eso sí, con la verdad por delante para que los demás sepan a qué atenerse. Lo contrario se asemeja mucho a la crueldad...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que ni ellos mismos son conscientes de su propia incoherencia la mayor parte de las veces, y, cuando tienen 2 minutos de lucidez y se dan cuenta, sufren, porque realmente no pretenden dañar (al menos no en este caso) Por eso lo de la crueldad es relativo, y, en todo caso, afecta más al propio ejecutor que a la parte contratante de la segunda parte, sobre todo, si ya conoce el juego del interfecto.

      Eliminar
  3. Nena... que jodida es la testosterona sin control
    Un abrazote gordote desde las Güesketas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña!! Cuánto tiempo!! Se te echa de menos, que lo sepas!!
      Un abrazote achuchao!

      Eliminar