miércoles, 20 de julio de 2016

Volver (sin la frente marchita)

Hola, vecinos.
No sé si habrá alguien por ahí. Entre mi ausencia durante meses (veo que la última entrada es de mediados de marzo), y el verano, quizá esté hablando sola. Tampoco es algo preocupante, hablar solo es una forma de ordenar las ideas, y auto-recordarse detalles, que nunca viene mal.

Vuelvo, no sé por cuánto tiempo, ni con qué frecuencia, pero vuelvo. Y lo hago por el mismo motivo que me inspiró a abrir este blog: porque lo necesito. Es algo tan visceral como eso. Esa especie de naúsea interna que necesita volcarse hacia fuera en forma de palabras me puede. Quizá sea eso, o algo de ansiedad, desorientación...que es verano, que me siento inspirada,..buscad vosotros los motivos, yo sólo sé que hoy estoy aquí, y que quiero contar y compartir muchas cosas. O a mí me parecen muchas. Ya veremos cuándo se cierra el grifo.

Hay novedades: internas, externas, reales, no tan reales,... Vamos, que tenemos temas sobre los que comentar con unas cañas o un té frío (o lo que os plazca)

Voy a quitar las sábanas, limpiar el polvo, recolocar los muebles,...lo normal cuando llegas a casa tras un largo viaje.
Nos vemos pronto.


2 comentarios:

  1. Ya sabes que sigo, y seguiré.
    Encantada de esta vuelta.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Ya veremos lo que dura!
      Un abrazo!

      Eliminar