viernes, 23 de diciembre de 2016

Oh, Brother!

Siempre quise tener un hermano.
Es más, siempre he tenido la sensación de que el mío se perdió por el camino. Que tendría que haber llegado conmigo, o poco después, pero no sé porqué razón, quizá por mi propio ímpetu, no llegó a hacerlo.

Quizá hubiera tenido que, incluso, venir varios años después que sus hermanas, pero algo se lo impidió.

Quizá sólo sean imaginaciones mías, o sensaciones propias, pero echo de menos a un hermano que nunca tuve.

Me hubiera gustado tener ese hermano varón para que me diera otra visión del mundo desde la perspectiva de unos ojos masculinos, cercanos, y sinceros, sin tapujos, y hasta con cierta malicia, como hacen los hermanos cuando juegan a cuidarse sin que se les note.

Habría sido muy reconfortante saber del sentir de una persona del otro género a quien pudiera preguntar sin tabúes y, a la vez, poder ayudarle en su relación con las mujeres. Creo que ambos habríamos salido ganando.

Nunca sabremos a ciencia cierta, la razón de su no llegada, pero espero que su alma encontrara una familia donde crecer y desarrollarse como persona.

A veces me imagino que, incluso, nos conocemos, que es algún amigo mío, y que andamos camuflados bajo nuestra propia identidad, esperando que nos den permiso para revelar quienes somos y por fin soltar unas buenas risas y darnos un abrazo tras ganar el concurso.

Estés donde estés, te quiero, hermano. Sé feliz.

4 comentarios:

  1. Qué bonito.
    Yo nunca me he planteado algo así.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nos planteamos cosas, pero no las mismas cosas ;)

      Eliminar
  2. Me encanta! Precioso! :) Seguro que está camuflado. Besotes preciosaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de ello.
      Gracias, guapa!

      Eliminar