domingo, 22 de enero de 2017

Eco

Dicen que el eco se oye, pero tengo la certeza de que también se siente.
Lo sé, porque cada vez que pronuncio tu nombre, la sensación de vacío que hay en mi pecho en forma de dolor sordo, es la única respuesta que encuentro.

Espero oír tu voz, esa melodía dulce y aflautada, alegre y juguetona, conocida, familiar, y cálida que siempre me reconforta, y volver a sentir cómo la vida vuelve a mi hogar, cómo brotan de nuevo luz en mis ojos, y flores en mi corazón.

Pero soy consciente de que eso ya no podrá ser, por mucho que yo quiera, o que tú quisieras, porque ya no estás.

Gracias por una canción de amor de casi 20 años.

4 comentarios:

  1. Es inevitable el querer seguir escuchando los sonidos y volver a sentir sentimientos que añoramos. A veces ni siquiera el tiempo lo cura...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se cura, aunque quede cicatriz y añoranza.
      Un abrazo.

      Eliminar