miércoles, 8 de febrero de 2017

El Tic Tac del Duelo

El duelo es un tiempo extraño de forma irregular y móvil.
Las horas pueden ser eternas. Todo te pesa, nada te distrae, todo te cansa incluso antes de ser capaz de prestarle ninguna atención.

Sin embargo, basta que quieras concentrarte en alguna tarea para que el minutero comience a correr de forma descontrolada. Todo te pasa por delante, y tardas más de lo que crees en terminar cada cosa que te ocupa; de tal modo que, llegado el momento de comenzar con aquello que era tu objetivo, no sólo es tarde, o lo suficientemente tarde, como para que no vayas a poderlo completar antes de tener que ponerte con otra historia, sino que estás agotada mentalmente.
Es como si te despertaras de una siesta con sobredosis de sedantes, o una mala resaca.

Parece que estás, pero no estás.
Te das cuenta en tu rendimiento, en la energía que te requiere todo, en que andas dispersa, y que tu tiempo, ese tiempo raro que te toca vivir, tiene un grave problema de arritmia en relación a tu compás.
Por inercia, volverá a sincronizarse, pero no hay plazos definidos ni garantizados, cada caso es único. Sólo queda esperar a que pase la tormenta, y las calles se sequen de lágrimas, calladas o no.

4 comentarios:

  1. Es verdad que es así. Creo que es la mejor descripción de las emociones y el tiempo en un proceso de duelo que he leído nunca.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Así es, se pierde el compás y crees estar viviendo una vida paralela.
    Besos.

    ResponderEliminar