domingo, 19 de febrero de 2017

La Familia es lo Primero

Todo cambia en esta vida. Hasta la familia.
Y no porque alguien deje de serlo, o porque fallezca, que también, sino porque a veces llegan nuevos miembros, y hay que redefinir posiciones.

No nos damos cuenta, porque nosotros seguimos siendo los mismos, seguimos viviendo de la misma manera, y nuestras rutinas no han variado, hasta que algo sucede y te pone con los pies en la tierra, de golpe y porrazo.

Cuando un nuevo ser, o dos, o los que sean, comienzan a compartir su vida contigo, aunque en teoría lleves la voz cantante, debes conocerlos, debes darles su espacio, descubrir sus manías, gustos, y peculiaridades; pero, sobre todo, es importante atender a sus zonas oscuras, a aquello que les asusta o les hace sentir mal, a memorias que desconocemos pero que existen y les generan ansiedad.
Nuestra misión es proporcionarles un entorno seguro, sobre todo a nivel emocional.

Cuando eso sucede, te das cuenta de que hay niveles de familiaridad y prioridades, y que incluso puede que tengas que tomar medidas dolorosas, al menos durante un tiempo prudencial, que proteja a tu nueva familia de la que ya lo era, y a la antigua de la nueva, porque el encontronazo genera tensiones y malestar en ambas partes, y es mejor que sacrifiques tú un poco más de tiempo, y hasta de espacio, y busques una forma alternativa de reunir a las dos ramas cuando sea el momento propicio para que el trauma sea mínimo, a que todos tus seres queridos sufran y acumulen nuevas cicatrices internas.

Lamentablemente, solemos darnos cuenta después de la colisión, y luego hay que recuperar terreno; pero, con cariño y paciencia, se logra.

6 comentarios:

  1. Claro que sí. Es un camino que puede hacerse algo largo a veces, pero se llega.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piano piano arriva lontano.
      Pero los tropezones a veces te parten alguna uña.

      Eliminar
  2. Cuanta razón, cuando la casa se llena de cuñaos puede pasar cualquier cosa si te descuidas jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tema de cuñados. Afortunadamente los míos son majísimos y educados. Es más cosas de niños.
      Besos!

      Eliminar
  3. Niña, yo ya estoy en esa etapa en la que he optado por "deshacerme" de aquellos miembros de la familia que no me aportan nada bueno... oye, y que vivo muchíiiiiiisimo más tranquila y relajada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de eso, cielo. Al contrario. Se trata de una ampliación de familia y la adaptación que conlleva.
      Besos!

      Eliminar