jueves, 16 de febrero de 2017

Mi Amiga SuperWoman

Tengo una amiga a la que quiero, respeto, y admiro a partes iguales. Es una fuera de serie.
Ella solita lleva un trabajo que requiere de disciplina, mano izquierda y mucha paciencia. Trata con personas muy dispares todos los días, y hasta tiene que bregar con algún burócrata de vez en cuando.

Además de eso, mantiene una casa, cría a dos niñas sanas y felices, comparte su vida con un hombre estupendo, cuida de su perrita ya mayor, y atiende a múltiples actividades lúdicas, unas en familia, y otras propias.

Hace ejercicio, se maquilla, se cuida, se interesa por la moda, lee, escribe, atiende sus redes sociales, va siempre estupenda, y parece que el cansancio no le afecta. Todo con una sonrisa y buen humor. Y tiene tiempo para vida social y familiar más allá del círculo más cercano.
Es la leche.

Me asombra cómo es capaz de llevarlo todo, en ocasiones hasta me agota, porque no consigo llevarle el ritmo, y eso me mosquea un poco; no con ella, conmigo, porque antes solía hacerlo sin despeinarme, y ahora se me hace cuesta arriba.

Dicen que es cuestión de organización y disciplina, pero yo creo que, detrás de eso, el motor es la motivación. Y parece que la mía para hacer ciertas cosas, o para hacerlas todas a a vez, se ha ido de vacaciones.

Supongo que tiene mucho que ver el que mi vida esté girando de la forma en que lo hace, y que mis prioridades vayan cambiando por días, y que son muy diferentes de las suyas, aunque las suyas me interesen, pero la vida no me da para más en este momento, aunque me gustaría.

Los propósitos que tanta fuerza tenían al comenzar enero se fueron por el desagüe al finalizar el mes. Y no es falta de ganas, es que los cambios de plano bruscos marean bastante.

 

2 comentarios:

  1. Yo creo que hay épocas. Yo viví una época de criar niñas en un pueblo pequeño que, aunque no es que fuera fácil...creo que me hizo acumular energía y motivación para mantener ahora el ritmo.
    Y sí, los cambios, marean. Por eso siempre digo que tengo mucha suerte. Soy "muy tauro" y la organización no es que sea una virtud en mí, es que la necesito hasta la manía, hasta que me dicen "para ya de organizar(te)".
    Esa amiga tuya seguro que está también orgullosa de ti. De tu fuerza. De tu capacidad de ver más allá. De tu sensibilidad. Y de tu vikinguismo, también, porque lo admira.
    Y seguro, que también, se ha sentido muy emocionada de leer este texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa.
      Yo sigo pensando que, aunque seas organizada, como no haya motivación detrás que te impulse, pasas de la agenda, aunque es cierto que hay rachas.
      Me alegro de que te haya gustado, SuperWoman ;)

      Eliminar