miércoles, 22 de febrero de 2017

Permítame que no me presente

Odio profundamente redactar un curriculum, y, más aún, tener que explicarlo.
Me parece algo absolutamente desfasado y obsoleto, y no habla de la persona que eres, sino de quién eras, y que puede que ya no seas.

Parece que hubiera que acumular cuanto más pasado, mejor, y lo que debería interesar es el presente y el futuro que puedes crear, y que quieres crear. Te obligan a hablar de alguien que ni existe, porque tienes que hacer memoria de las motivaciones que te llevaron a hacer tal o cual cosa, o incluso a tener que entrar en detalles de por qué en un momento de tu vida aceptaste un trabajo que no liga demasiado con el resto de tu presentación.

Es más, si tienes un curriculum demasiado variado, en vez de ver que eres una persona inquieta y versátil en conocimientos y aptitudes, interpretan que eres inestable.
¿Qué buscan, robots?

Creo que por eso, cada vez que tengo que ir a una entrevista de trabajo ya lo hago con desgana y con un pie en la puerta. Sorprendentemente, hasta me contratan muchas veces, lo cual quiere decir que hay quien es de miras abiertas.

Estas presentaciones también me aburren soberanamente cuando entro en algún nuevo grupo y hay que empezar a explicar quién eres, de dónde vienes, y demás mandangas.
Oígame, señor, el tiempo es algo que no voy a recuperar, y se lo estoy dedicando. Agradezca el gesto, igual que lo hago yo con usted, y ya nos conoceremos desde hoy hacia delante. Hacia atrás, sólo para entretenernos con alguna batallita.

2 comentarios:

  1. No sólo aburre, es que además en muchos casos es muy aleatorio: nunca sabe una si poner ciertas cosas...o no ponerlas, porque depende del perfil que busquen pueden resultar en tu contra.
    Como dices, mirar al futuro es mucho más bonito :)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. Por eso suelo poner lo mínimo, si llaman, dependiendo de lo que pregunten, sé si son ellos los que cumplen mi perfil o no, que también es importante. La relación debe ser bilateral.
      Que encajamos, perfecto; que no, es que no era nuestro momento juntos. Sin más.
      Besos!

      Eliminar